Ir al contenido principal

Esas personas

Hay gente que viene y te cuenta lo que le pasa. Pero te lo cuenta sin intención de que intervengas en lo más mínimo. Te suelta una catarata de desgracias, inquietudes y tonteras de distinta índole y gravedad con el expreso propósito de que asientas vigorosamente, que le des la razón y tal vez, arrimes algún plan de venganza o al menos la manera de irritar o "dejar en su lugar" al supuesto ofensor. Lo que no quieren seguro es encontrar una solución que conduzca a una situación "todos ganan".
No recurren a vos para que escuches* y en lo posible aportes otra perspectiva de la cosa (no un consejo), no te cuentan el contexto, no intentan desgranar sus emociones, y, fundalmente, no se escuchan mientras te cuentan. Porque si lo hicieran, poco a poco, sobrevendría la calma y con ella una incipiente comprensión de sus propias motivaciones y acciones e incluso el nacimiento de empatía, esa capacidad de salirte de tu propio mundo y atisbar por un instante el mundo del otro, desde sus propios ojos. Y todo eso sin que vos, paciente receptáculo de agrias palabras y agitados monólogos, hayas dicho ni pío.
Suele suceder, que luego del cansancio que produce esa airada perorata, se te quedan mirando esperando lo que mencionamos al principio. Y te das cuenta que, depende de lo que hagas, esa puede ser una situación en la que todos pierden. Sugiero un sentido silencio y una maniobra de evasión, generalmente una mirada rápida al reloj, un levantarse de la silla, un cálido saludo y un "nos vemos" sin fecha.
Puede que cuando salgas tengas que secarte la transpiración que te mojó la nuca. Y que la lengua se relaje en la boca. Sea la que sea tu manera de abandonar el lugar, el mensaje fue:


* Escuchar en el sentido de prestar profunda atención, incluso más allá de lo dicho, para encontrar el camino al bienestar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Un Platón lleno de ideas (final)

No crean que a Platón no lo complicaban estas cavilaciones, esto de crear una nueva filosofía tiene sus bemoles y si hubiera sospechado las repercusiones que iba a traer en los siglos que siguieron, uf! tal vez no escribía nada.


Quedamos en que había un mundo de cosas que cambian y que ése así como era no se podía conocer, se puede opinar nomás.


Tiene que haber otro mundo, decía Platón, más verdadero, un mundo en el que se pueda confiar, donde las cosas son como son siempre. Un mundo de cosas bellas, buenas, justas, perfectamente cuadradas, redondas, negras, blancas, iguales, etc., etc. Lo había encontrado, había encontrado aquello que es y que además de ser permanece así: siendo. Y lo llamó ideas. Y esas ideas, de las cuales las cosas del mundo cambiante son simples imitaciones, sí se pueden conocer porque lo que no cambia no te engaña y lo que no te engaña se puede conocer muy bien. De él tenemos esta frase "Conocer es recordar" porque creía, realmente estaba convencido de q…