viernes, 6 de febrero de 2015

Más de Relato del presente

Servicios kirchneristas de fin ciclo para que se te pare el pelo del susto.
Y esta publicada ayer:
Así hablan los chinos, los chinos hablan así 
Y copio un poquito de la nota con la imagen del tuit presidencial

 0205_CFK2Lo que me da un poquito de escozor es notar que quienes dijeron que los alemanes son todos nazis porque los campeones del mundo nos gastaron “despectivamente”, sean los mismos que hoy se cagan de risa de la ocurrencia de Cristina al bardear desde el estereotipo a toda una comunidad. Y, también, porque nos recuerda una vez más que los únicos que pueden hacer chistes son ellos.
La rebeldía desde el Poder y para el Poder no es rebeldía, sino sumisión, castración ideológica voluntaria. ¿Contra qué sistema se rebelan si son el sistema? Jugar a la revolución desde el Poder es hacer trampa. No existe rebeldía alguna en defender el status quo sotenido por las reglas que van creando a su antojo y según sus necesidades.
En ese etéreo estado de comportarse como anarquistas para defender al más poderoso, se enojan porque no los tomamos en serio. Chicos, no se los puede tomar en serio desde el momento en que la referente de una juventud rebelde, soñadora, independiente y laburante es una abuela multimillonaria empleada pública cuyo único trabajo anterior a su entrada a la Cámara de Diputados en 1989 fue ser la recepcionista del estudio jurídico de su marido.
Del mismo modo que la rebeldía, el humor desde el Poder no es humor. Es gastada, tomada de pelo, bullying, falta de respeto; es cualquier cosa, menos humor. No causa gracia. Y esto es así porque el humor es rebelde. Podrá ser anárquico, negro, sucio, inocente, exagerado, simple o absurdo, pero es la forma de sobrellevar las desgracias entre las cuales se cuenta al Poder mismo.
Publicado por  

No hay comentarios.: