domingo, 23 de marzo de 2014

Ojo con ellas.








Mi conclusión es esta: el lenguaje es acción. No hay nada menos pasivo que la palabra.