lunes, 24 de noviembre de 2014

Perdidas en un universo de tinta y papel


Entre los que le compro y los que se compra con sus ahorros, mi hija ya tiene derecho a una biblioteca. Y como buena casi adolescente que es la quiere ayer. Y yo, como madre manipulable que soy, le di una de las mías. Saqué  mis libros de ella, los desparramé por ahí y la llevé a su dormitorio donde entra más que bien, pero de los cinco estantes llenó cuatro.
— ¿Me puedo llevar los libros de Harry Potter? — me pregunta a la pasada y como quien no quiere la cosa y yo sentí que me corría un frío por la espalda, una sensación del tipo "me quieren robar a mis bebés".
— ¡No! Son míos. —Y me sentí tan Golum. 

1 comentario:

Rina_ Strauss dijo...

Buenas noches:

Acabo de leer tu mensaje en mi blog en relación al libro: "Rosa en flor"
Mi memoria anda algo desorientada últimamente, pero si aun no te envié el pdf, te pido disculpas.
Si sigues queriendo el libro para tu hija, este es mi correo: rina.sunshine@hotmail.com

Saludos.