Ir al contenido principal

550



un número para nominar lo inasible, esa emoción vieja pero persistente, como el rastro de un perfume que apenas se huele en la piel

o sonidos que evocan momentos, tan lejanos algunos y a la vez tan cerca, porque vienen de la mano de un recuerdo

un sabor, ese que quisiste sentir en tu lengua sólo para disfrutar como lo hacían él, ella, cualquiera,
no importa tanto eso
como tu cara ávida de sensaciones, tu deseo en la garganta sólo para probar

oscura luz en la mirada sedienta de eso que ves
eso que ves y anhelás
eso que ves y se esfuma como un espejismo
eso que ves y se escapa

un número para decir lo que no se puede decir
para cantar con voz desafinada
para volar con alas rotas
para reír hasta las lágrimas
esas lágrimas que corren como ríos de tristeza

un número, unas letras
para saber que quedaste de este lado de la sombra





(alta versión)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Los amantes no deberían separarse

Ayer murió una mujer extraordinaria. Y con ella todos sus roles. Ya no más amante, madre, abuela, amiga, hermana. Ya no más. Hoy, todos en su universo tendrán que comenzar a darse cuenta que no está. Que es ausencia aunque todavía habite, ferozmente, cada espacio, en cada lugar, en cada alma y se quede allí en transparente esencia.
Hoy, mi marido y yo, fuimos testigos silenciosos del dolor y el asombro que provocó su muerte. Y sentí en los huesos el desconcierto del hombre que perdió a su mujer. Esa mirada extrañada, como intentando descifrar un gran misterio. Un misterio idiota, un misterio innecesario. Un misterio que, una vez develado, sólo deja un fantasma. El dolor de los hombres siempre me desconsuela mucho más, infinitamente más que el de las mujeres. Y el de los hombres que han amado a su compañera, tan evidente en su transparencia, tan profundo en su perplejidad me recordaron unos versos de Cátulo:

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.