Ir al contenido principal

Huevo

Haciendo prehuevo en el hotel con vistas al huevo-party en lo de Ráuli.
Pocas cosas buenas tiene el Féis, una de ellas es facilitarte el encuentro con amigos a los que no veías desde hace 20 años.

Comentarios

Principito dijo…
Lo que no hace féis es amortiguar el impacto de verse 20 años después. Debería al menos advertirte con mensajes del tipo "Guarda que el tiempo pasa y hace estragos".

Como sea... que genial esa sensación de conversar con alguien que conocemos pero que ya es otra persona
efa dijo…
hola Alex, que buena la pollaroid, tiene un viso muy viajero que me gusta.
Besos
Alex dijo…
Principito!! Cómo estás?
Sí, es cierto, pero Raúl está igualito, salvo el pelo blanco en canas.
Y sí, es cierto también. La fantástica paradoja es la sensación de continuidad, como si el vínculo no hubiera estado interrumpido 20 años. Ni un silencio incómodo ni un pensamiento interno del tipo "qué mierda hago acá y cómo me voy?"

Besotes y gracias por pasar :)
Alex dijo…
jajajaja, gracias Efa!

Tirada en la cama probando la aplicación blogger del smartfonito.
Y después, asado, pileta, vinito y amigos.

Besos!
Marina dijo…
a mi me prometiste por face una visita hace meses!
no quiero ser una pasa de uva cuando eso ocurra ;)
(no se qué pasa pero blogger no me avisa de tus actualizaciones)
besos
Alex dijo…
Marina :(
ay sí!!, iba a ir en febrero, lo único que me faltaba era avisarte, pero surgió un problema que después te contaré.
Pero voy a ir, no sé si ahora antes del 26 (ese día la operan a mi mamá) o en mayo, luego de ver si podés en esas fechas.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Los amantes no deberían separarse

Ayer murió una mujer extraordinaria. Y con ella todos sus roles. Ya no más amante, madre, abuela, amiga, hermana. Ya no más. Hoy, todos en su universo tendrán que comenzar a darse cuenta que no está. Que es ausencia aunque todavía habite, ferozmente, cada espacio, en cada lugar, en cada alma y se quede allí en transparente esencia.
Hoy, mi marido y yo, fuimos testigos silenciosos del dolor y el asombro que provocó su muerte. Y sentí en los huesos el desconcierto del hombre que perdió a su mujer. Esa mirada extrañada, como intentando descifrar un gran misterio. Un misterio idiota, un misterio innecesario. Un misterio que, una vez develado, sólo deja un fantasma. El dolor de los hombres siempre me desconsuela mucho más, infinitamente más que el de las mujeres. Y el de los hombres que han amado a su compañera, tan evidente en su transparencia, tan profundo en su perplejidad me recordaron unos versos de Cátulo:

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.