martes, 20 de noviembre de 2012

Minotauro

Nada te prepara para lo inesperado. No hay agenda que tenga día y hora para el evento que no tenía espacio por improbable, por imposible, por impensable y un montón de etcéteras más todos con im. Pero sucede.
Es como una ráfaga de viento helado en el trópico que termina con vos y un resfrío de proporciones bíblicas.
Te toma, de golpe y casi adrede. Si es que puede ser adrede el azar. Y estás vibrando. Y sintiendo. Como antes, cuando tenías el mundo por estrenar, cuando lo veías con ojos de futuro amistoso, sin miedo, puro carnaval rocambolesco. Vida que se derrama sin sutileza, pletórica y salvaje. Intuición desmedida.
Y apareciste. Casi de la nada para perturbar todos los esquemas. Un cambio radical. Cuántico. Me interpela.
Y yo.
Otra vez.
Sin respuestas.


8 comentarios:

chirusálida dijo...

esa "cripticación" también me deja sin respuestas, pero voy a hacer una libre interpretación como si no te conociera...











La pucha... nada te prepara para lo inesperado :þ

Alex dijo...

ajajajajajaja muy bien eso era!

rastelman dijo...

asi de sopetón llega lo bueno y llega lo malo, llega la adultez, llegan los primeros 50, llega elcrecimiento de la prole y llega la dicha...
todo llega y todo pasa
beso
rastelman

rastelman dijo...

aca yo

Alex dijo...

es verdad, Rastel, la vida es un vaivén fabuloso pese a todo.
y acá vos, por supuesto.

Jen Salvadó dijo...

Acabo de empezar a leerte por el final... ¡Bravo! Pero la vida es infinita y sin imprevistos no sería emocionante.

Un saludo!

zorgin dijo...

tal vez sea un soplo, una décima de segundo, una nada (varía depende para quién), y en ese soplo estamos desnudos ante lo inesperado..., después volvemos a crecer (otra vez las vestiduras),disfrutando el momento desde otro lugar... ;)

Alex dijo...

Hola Jen, bienvenida al rancho!! oh sí, la vida está hechas de muchas cosas y menos mal, no todas previsibles. Gracias por comentar, un beso

Zorgin, ha vuelto usted reflexivo, me encanta cuando está así!