Ir al contenido principal

La estupidez insiste siempre - Camus -

Y la hipocresía también.

Veo carteles "Soy peronista por eso voy a trabajar". Yo soy peronista y la columna vertebral del movimiento son los trabajadores. Desde la vuelta de la democracia casi todos los gobiernos se tuvieron que comer paros generales. Y nunca vi carteles como éste.
No voy a entrar en el debate de la corrupción sindical. Si la hay en todos los gobiernos que hemos tenido ¿por qué no va a haberla en los sindicatos? Tanto los sindicalistas como los funcionarios, dirigentes y políticos en general salen del mismo lugar: la sociedad. Y ¿quiénes somos la sociedad? Todos somos. Te guste o no te guste.
Pero más allá de los sindicatos y sus dirigentes enriquecidos a costa de aquellos a quienes representan -oops! igual que los funcionarios, dirigentes y políticos en general!- están los trabajadores. Los que no comen con 6 pesos por día. Los que no reciben la asignación universal por hijo. Aquellos a los que les cobran ganancias. Los que ven que su sueldo vale mierda. A esos trabajadores, mis amigos peronistas le ponen ese cartel: yo voy a trabajar porque soy peronista. Y digo yo ¿Por qué vas a trabajar cuando le paran a este gobierno y no fuiste a trabajar cuando le paraban a Alfonsín, por ejemplo?
¿Qué De la Rúa tuviera que irse rajando del gobierno estuvo bien pero cacerolear en éste es destituyente?
Yo estuve ahí. Diez años de mi vida estuve ahí. A mi no me venden ninguna porque estuve en el núcleo de todas las falacias. Porque conozco a todos estos que juegan con el poder no me venden relatos.

Hipocresía. Lisa y llana. Sin sinónimos. Sin metáforas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Los amantes no deberían separarse

Ayer murió una mujer extraordinaria. Y con ella todos sus roles. Ya no más amante, madre, abuela, amiga, hermana. Ya no más. Hoy, todos en su universo tendrán que comenzar a darse cuenta que no está. Que es ausencia aunque todavía habite, ferozmente, cada espacio, en cada lugar, en cada alma y se quede allí en transparente esencia.
Hoy, mi marido y yo, fuimos testigos silenciosos del dolor y el asombro que provocó su muerte. Y sentí en los huesos el desconcierto del hombre que perdió a su mujer. Esa mirada extrañada, como intentando descifrar un gran misterio. Un misterio idiota, un misterio innecesario. Un misterio que, una vez develado, sólo deja un fantasma. El dolor de los hombres siempre me desconsuela mucho más, infinitamente más que el de las mujeres. Y el de los hombres que han amado a su compañera, tan evidente en su transparencia, tan profundo en su perplejidad me recordaron unos versos de Cátulo:

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.