martes, 21 de junio de 2011

Miedo

Mi niña es así. Intermitentemente bella, curiosa, feliz, malhumorada, decidida, tenaz y confrontadora. Y cuando no tiene argumentos, los inventa con una facilidad pasmosa. Dueña de una energía irrevocable, de una imaginación a prueba de maravillas, te cuenta cualquier desatino con la actitud circunspecta del que se sabe dueño de la verdad. Porque para ella las probabilidades son hechos determinantes. Z ve el mundo en sucesión multicolor y maneja el "sí o sí" como se le canta, generalmente a favor de ella. En su mundo conviven lecturas de la serie Robin Hood, dibujos de hadas, cuentos de zombies, historias de dragones violetas con botas y Sherlock Holmes, amén de Herman Melville, Charlotte Brontë, Edgar Alan Poe, entre otros que le leí o leyó sola (versiones abreviadas, obviamente). Salió tan hermana de sus hermanos que da impresión. De la mayor, heredó (aunque yo puse mi parte), el amor por las historias y los libros. De la del medio, "hijitos", esa cosa Susanita del siglo XXI, pero vintage, no jodamos. Del hermano mayor, la música, aunque no el ritmo y del menor de los varones, el registro visual de lo que le llama la atención. Además de escribir sus propios guiones. Y cierta capacidad -en desarrollo- de la ironía y la rapidez para las respuestas; ahí tiene al mejor maestro, el padre. Mi hija es, si no fuera por las faltas de ortografía y alguna que otra tara -como, por ejemplo, su tendencia a no contarme las cosas, sobre todo si le fue mal en un examen, cosa que justifica diciendo que como sabe que no me voy a enojar por la nota que le pongan...; y la maldita rapidez con que pasa al malhumor cuando las cosas no son como quiere o espera- un dechado de virtudes.
Es hermosa. Es inteligente. Es buena. Es capaz. Es. Y es mía. Todavía es mía, cada vez menos lo reconozco, pero...
Y yo estoy, definitivamente, en el horno. Y cagada hasta las patas. Sin motivo alguno, lo sé. Pero el miedo está instalado desde hace casi un mes cuando me dieron la fecha de operación.
A mi pequeña hija la operan el 4 de julio. De una recontra boludez, lo sé, lo sé, lo sé. Así que no me lo digan. Pero me la van a dormir con anestesia general. Yo voy a estar ahí viendo cómo se duerme, cómo se hunde en la inconciencia.  ¿Y si al ver que le pasa eso se asusta? Yo me voy a quedar con sus ojitos asustados y ella con mis ojos reteniendo miedo y lágrimas.
Tengo pesadillas, me despierto llorando y medio ahogada por ese llanto incipiente diciendo "¿dónde está Zoe?" y Gabriel que me dice "shhhh, está todo bien, está durmiendo, andá a verla". Y yo me levanto con la garganta hecha un nudo y la miro dormir y le doy un beso tratando de no despertarla.
Me quedan dos semanas de angustia.
Estoy, literalmente, aterrada. Verán por qué lo del pelo verde me importa una soberana mierda.

16 comentarios:

taio dijo...

lindo post

rambonarda dijo...

Oh Aleps, vea que ese cagazo lo pasé y sé la sensación de dejar a tu hija dormida y tener que aguantar las lágrimas así como usté dice, en mi caso la durmieron a upa con esa máscara y ví su cara de miedo y me dieron unas ganas de salir rajando pero con ella y luego la metieron en el túnel para hacerle la tomografía y hay que decirlo, hasta que no me llamaron para decirme que el estudio había terminado no estaba tranquila ni tenía la capacidad para pensar en otra cosa, creo que alguien me preguntó algo en la sala de espera, pero sinceramente no recuerdo ni la pregunta ni la respuesta.
Claro que todo va a salir bien, pero que no será fácil el mientras tanto, eso seguro...

Besos Aleps y que pasen pronto estas dos semanas así vuelven a casa a leer a Edgar Alan Poe

Alex dijo...

Gracias Taio, por pasar y comentar. Bienvenido al rancho.

Ramboneta, vos y la Chiru me entienden! No puedo pensar en otra cosa, estoy tomada por esta sensación de mierda, no veo la hora de que el dichoso 4 llegue.
Cómo está la niña Abril? Los otros días pasé por un lugar de ropa de niños y me dije "eso es para la niña Abril", así que tenemos que organizar, che, porque ya perdió un regalo y este que tengo en vista a los 15 le va a quedar, por lo menos, chico!

efa dijo...

Te felicito por el retorno, y la lavada de cara que le hiciste al blog, te ha quedado muy bien. Me encanta que tu hija comience a incursionar por la literatura, y con semejantes autores.
En fin, todo saldrá bien, segurísimo.
Salud

Pd, espero cruzarte en Matinée :P

Luisa dijo...

mi niña linda... sé que me creerás si te digo que todo ése miedo desaparecerá ése mismo día de la operación, justo en el momento en que Z vuelva a abrir esos ojitos de luna y te sonría. Pero no te atormentes. Piensa en positivo y cree (subrayado y en negrita) que todo saldrá bien y que pasará más pronto de lo que imaginas.
Quedó linda la casa. Muy tú.
Abrazobeso

zorgin dijo...

la particularidad del miedo es que no negocia, viene y va cuando se le canta, le podría decir como el sabio chiruzón fierro, "tranquila, todo va a salir bien", que es lo que le dice a madame chirusa, pero de qué le sirve?, si Ud le cree pero no le basta?
de todas formas, "mireme a los ojos", "tranquila, todo va a salir bien", "estamos todos con Ud" (esta no sé a quien se la robé).
y Ud el 4 de julio festeje, con barras y estrellas..., y porque terminó :)

camila, la extraña dijo...

es precioso

es realmente hermoso!

suerte! cami

GABU dijo...

Al final,por más que sea una soberana webadez no mencionaste de qué la operan a la enana... :/

Estamos demasiado DESconectadas ultimamente,cuando pasen estos nervios pongámosno al día,plisssss!!

P.D.:Y demás esta decirte que ya sabes que si necesitas algo -lo que sea- contas conmigo,me chifleteas y yastá!!

BESUCHINES FUERTONES
Y unos MUACKS ESPECIALES para la pequeña sabia... =)

Clr. Alejandra Gómez Joaristi dijo...

Hola Efa, sí todo va a salir bien, gracias.
Le encantó Poe, podés creer? el padre y yo pensábamos que justo esos cuentos eran como demasiado para sus ocho años, pero no. Y Sherlock le encanta.
Besos

Quedó lindo el rancho, Luisa, me alegro que te guste.
Claro que te creo, me voy a olvidar de todo en cuanto se despierte y me vea al lado de ella. Me pregunto si me dejarán quedarme en la operación...

Cuanta razón tiene Zorgin, el miedo no negocia. Aquí estaré llena de adrenalina dispuesta a pelear!Gracias!!!

Gabu, estamos desconectadas vos y yo? sin vernos sí, pero te tengo bien presente. Te llamo ya.

Manón dijo...

Querida Alex! ¿por qué será tan inevitable sentir miedo, ese miedo, desde que son un porotito que vemos a través de una eco hasta que... (supongo que hasta que las que no estemos seamos nosotras, porque siempre van a ser nuestros cachorros, aún cuando pasen los cuarenta)?
en fin, cómo no entenderte... va a salir todo bien, ya falta poco y ahí vas a estar para cuidarla y mimarla y dejarla que se aproveche de la situación para que la malcríen como dios manda y también para tomar todos los helados que quiera.
besos y abrazos tan fuertes como lo permita la interné.

Allek dijo...

hola como estas? pasaba a saludarte..
te dejo un fuerte abrazo!

efa dijo...

Pensaba hablarte antes pero anduve medio desquiciado.
Admiro tu claridad y justeza para el análisis literario. Cuando dejaste el comment andaba terminando un cuento, y me dio un empujón optimista, gracias.
En fin, espero que lo tuyo ande bien y te espero en Matinée, o acá.
Salud

Alex dijo...

Manonette, cuánta razón! Va a ser siempre así, vivir con el pánico atravesado. Pero hay que pelearlo todo el tiempo porque sino no dejamos que se suelten.
Ya se está aprovechando de la situación!!! No sabés todo lo que pidió por su valentía.
Gracias Manona, tus abrazos siempre se sienten como si estuviras vos acá o yo allá!

Hola Allek. acá toy, cimbrando!!!

Efa, me alegra haberte dado un empujón optimista :)

Clr. Alejandra Gómez Joaristi dijo...

Cami, perdoname, no te contesté!
Gracias por todo, porque te gustó y por tu bueba vibra!

Guada GN dijo...

... yo acepté hace tiempo que los hijos traen el miedo... Cosa curiosa. Los míos no tienen ninguna operación en puertas, y aún así, a veces en la oscuridad de la noche, con la imaginación desbocada, el futuro - todo el futuro - me da miedo... Y quiero agarrarlos y salir corriendo donde no haya nada que pueda lastimarlos.
No puedo decirte nada. Como dice Don Zor, el miedo no negocia... una reverenda cagada... Manténganme al tanto, ¿si?

Alex dijo...

ay Guada, ese miedo no se va más, se instala desde el minuto en que te enteraste que en la panza llevás vida. Ese quiero agarrarlos y salir corriendo donde no haya nada que pueda lastimarlos. dura para siempre. Y ahí entendés todo, entendés por qué tu viejo a los 33 años te cagó a pedos porque una noche te llamó y no estabas "Y cómo no avisaste, tu madre casi se muere del susto, no pudo dormir en toda la noche porque no sabía en dónde estabas", y en realidad el que no sabía era él aunque tuvieran miedo los dos, porque mi madre sabía o al menos se imaginaba que yo andaría dios sabe dónde con dios sabe quién pasándolo bomba ya sea en una disco o en una movilización política. Y sabés qué hice? le corté, lo mandé a la mierda, le dije que ya era grande y que no se metiera en mi vida.
Hoy yo sé que tenga la edad que tenga Z, voy a vivir con la creencia de que será siempre una niña que me va a necesitar, a la que sólo yo voy a poder proteger y cuidar como dios manda y etc, etc, etc.