Ir al contenido principal

Entregarse a la experiencia, las pelotas.

Cualquiera que me conoce sabe que yo me entrego a la experiencia. Me dejo fluir con las circunstancias -bueh, tooooooodas lo que se dice toooooooodas las circunstancias no, convengamos que de algunas hay que correrse, huir, dejar pasar, lo que cuadre- y no me hago demasiado problema con lo que tiene solución. Por ejemplo, si me corto el pelo y no me gusta, no me hago problema porque el pelo crece, me lo tengo que bancar hasta que crezca y punto. Peeeeerooooooooooooooooooo...

...cuando al flequillito de boludita que te cortaste porque te quitaste el rubio de la cabeza le agregás un color caquita de primera comida semisólida, que es como te quedó cuando al rubio que te costó TRES años conseguir le pusiste un rubio oscuro que en NINGÚN lado decía ceniza, te querés matar. A falta de matarme por semejante huevada, me niego a entregarme a la experiencia, me quejo cada mañana cuando me miro en el espejo mientras me lavo los dientes y puteo en arameo al verde sorete que flamea en mi cabeza que no me molesta por verde sino porque no elegí tener el pelo de ese color. Que si yo lo hubiera decidido, otro gallo es el que cantaba. Porque, vamos, si he salido a la calle con bordóses flúo, mirá si un verde sorete me iba a amilanar.

En fin, que lo tenía que contar porque lo tenía atragantado, más cuando ayer la mamá de una compañera de Z me dice:

- ¡Te cambiaste el color!

Pone cara de te lo digo o no te lo digo y se tiró a la pileta nomás y me lo chanta en plena cara -eso es huevo, señores-:

-Te quedó verde.
 
Ahora estoy decidiendo qué hago. Me lo corto todo, bien rapado -no sería la primera vez- para logar mi color natural castaño-canas. Mechones de canas plateadas. ¿Les conté que tengo mechones de canas plateadas? ¿No? ¡Caramba, qué descuido! Bueno, eso, cortármelo bien cortito para volver al rubio de una manera más directa. O no me lo corto nada y vuelvo de a poco a la rubiez. O, me lo hago decolorar para pasar al platino Marilyn de una. Con raíces oscuras, me gustan las raíces oscuras. La última opción es peligrosa porque puedo terminar con la cabeza zanahoria, color del que costó salir un año, casi. Y esposo se niega a pasar por el naranja otra vez, lo entiendo, pobre, era como andar con una cosa en permanente combustión. La primera, mmmmnosé, no creo, es una decisión demasiado extrema, pero si me levanto del lado equivocado de la cama todo es posible. Aunque creo que la DOS, es la opción con más posibilidades de ganar la contienda.

Ser yo esunalucha, mecacho!

Comentarios

GABU dijo…
Uhhhh!!!!!

Viste?? Eso te pasó como 'castigo' por no terminar de coordinar el aquelarre... :/
jajajajajajjaja

CHISTEEEEEEE!!!!!
No me putees,plissssss... :)

P.D.:La mejor opción es que elijas tranqui algún castaño dorado,si es un poquitín oscurito mucho mejor y NO optes nunca más por un ceniza porque esos son justamente los que al combinarse con la pigmentación posiblemente queden verdolagas,tendés??

BECHITUS EN ARAS DE QUE LA TINTURA NO ME TRAICIONE A MÍ TOMORROW :S
Alex dijo…
hoy a la mañana me acordaba de vos y de Duda y me dije claramente: dejaste el aquelarre por la mitad. Te contó Duda lo que yo propuse???? festejar en tu casa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
A mi hermano le da un patatús!!!!!!!!!!!! dice Dudis.
Que le de!!!!!!!!!!!!!!!!!!! dije yo.
hablamos después!
Besotes
Julieta dijo…
Hace mucho que no vengo, las redes sociales me acaparan, y me había olvidado lo buena y graciosa que sos para escibir!! Me hiciste reir con lo del verde, a quién no le pasó? Bueno, por supuesto a las que nos gusta cambiar de color para retornar al original después..
Un abrazo
Alex dijo…
es el mejor piropo que me han dicho en meses, Julieta!!!
:D
pal dijo…
Juas! y yo que soy naranja a mechones? me puse hennah y esa te da a elegir entre primero rojo cereza y después rosadito, o rojo naranja y después naranja amarillento. Elejí lo segundo ... y yo no lo veo mal... al final es el fondo de mi pelo castaño... digo yo... bueno, y? te falta un posto comentando en que quedaste.
(la verdad, verdad, yo no aguanto las raíces, por eso uso hennah... ahí estamos en las antípodas. Para gustos hay colores! de pelo!)

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Los amantes no deberían separarse

Ayer murió una mujer extraordinaria. Y con ella todos sus roles. Ya no más amante, madre, abuela, amiga, hermana. Ya no más. Hoy, todos en su universo tendrán que comenzar a darse cuenta que no está. Que es ausencia aunque todavía habite, ferozmente, cada espacio, en cada lugar, en cada alma y se quede allí en transparente esencia.
Hoy, mi marido y yo, fuimos testigos silenciosos del dolor y el asombro que provocó su muerte. Y sentí en los huesos el desconcierto del hombre que perdió a su mujer. Esa mirada extrañada, como intentando descifrar un gran misterio. Un misterio idiota, un misterio innecesario. Un misterio que, una vez develado, sólo deja un fantasma. El dolor de los hombres siempre me desconsuela mucho más, infinitamente más que el de las mujeres. Y el de los hombres que han amado a su compañera, tan evidente en su transparencia, tan profundo en su perplejidad me recordaron unos versos de Cátulo:

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.