Ir al contenido principal

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-



Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos querés que te eludan-, memoria de fuego, vos que querías saber -pero hablo de otra cosa.

Porque pasa que esas cosas que te vuelven de golpe, creías que estaban sepultadas. Muertas más bien y vos, que no creés en la resurrección de la carne te ves tan flesh and blood que enloquece. Y lo primero que se te viene a la cabeza es ¡mierda! Y Sara Vaughan cantando Fly me to the moon pero en el infierno.

Y cuando sentís que ya está, que fuiste, una exégesis fuera de foco te pone justo ahí, en el centro de todo lo que te hace humana y también ángel y leviatán bajo protesto o no. Y lo sabés, con una claridad meridiana, que no hay resto para la distorsión. Está en tus manos, sí o sí, poner el norte en el sur y viveversa, como sea que te cuadren los puntos cardinales. De pronto, una rosa de los vientos. Un astrolabio. Una estrella. Esa, la que brilla en la punta de la constelación de Orión.

Entonces la vida te sucede como nunca, como siempre, como a veces. Te sacude hasta el cimiento, te desarma y te vuelve a armar. Un arraigo nuevo te funda, y en la paradoja del arraigo encontrás que la libertad está en las raíces, que fluís en el cauce, que el desborde se hace tierra y vuelve al río y que podés volar sin alas. Es un ciclo. Un proceso. Una tempestad allí donde te habitás. Y hay amor ahí y consuelo. Ganas de seguir creciendo sin dejar de jugar.

Comentarios

Uninvited dijo…
Uf! vaya forma de hacerme saber. :p
Memoria-a-fuego.
Mierdas de cambio y por otro lado, benditos cambios, que tanto parten, que tanto destruyen. Mierda de cosa el darse cuenta, porque ya no podés volver a hacerte el boludo/a y era tan cómodo, una comodísima incomodidad.
Alex dijo…
sep, pero llega un momento en la cómoda incomodidad ya no nos sirve!
rastelman dijo…
Muy orondo andaba por la vida masomenos armada, masomenos estable, masomenos sustentada, con amor, vocación, paternidad, trabajo, proyectos, viajes y de golpe, sin aviso sobreviene el cataclismo, sin víctimas fatales, sin dramatismo, sinirreparabilidad pero con tristeza, dolor y sobre todo incredulidad...
como el cachetazo que sorprende por no estar esperándolo...
y de ahí trato de salir aprendiendo, mejor preparado para el próximo sopapo ladino.
Alex dijo…
generalmente lo vemos venir, ¿no Rastel? Y cuando no, el aprendizaje nos deja en mejores condiciones para sopapear al sopapo.
GABU dijo…
Y algo parecido me anda pasando dentro de mi desordenado orden,la vida me pone nuevas oportunidades encontràndome dispersa y algo descentrada anque acertàndole a las ganas que a esta altura creo inmunes hasta a mì misma!!
jajajajajajaj

P.D.:Hay veces en que pienso cuàl serà la manera adecuada de darle santa sepultura a determinadas situaciones,habrà algùn mètodo??
O serà inherente a uno mismo??

Otras veces siento que muy poco se manifiesta sin que antes de algùn modo extraño (o no tanto) no lo hayamos llamado... :/

BESOS NO CASUALES
Maktub dijo…
"Porque pasa que esas cosas que te vuelven de golpe, creías que estaban sepultadas"
A mí es justo aquí cuando me duele como los mil demonios, cuando me sorprendo aceptando una vez más que vuelven y vuelven y vuelven y no encuentro dónde esconderme para que no me encuentren.
zorgin dijo…
tengo el placard lleno de cadáveres,
la nothing-box donde guardo lo que pasé por la picadora...
y algunos sauirios recurrentes que buscan revancha,
va de mi ánimo si los "veo" o no,
pero sigo creyendo que lo mejor,sigue siendo la pelea.
Alex dijo…
gabu de mi alma, no hay más método que el que mejor nos salga, el que podamos.
Y lo decís bien "acertándole a las ganas". Bacios

Hay que plantarles la cara Maktub, agarrarlas desprevenidas así, dándote vuelta, vos también, de golpe. Porque no hay lugar en la tierra donde podamos escondernos.

Zorgin, ysted siempre tan claro y contundente. Sí, creo que hay que darles "pelea".
Tuky dijo…
"Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios."

me caí en esa frase...leí todo y volví a caer en esa frase y leí todo de nuevo.
Al caerme por tercera ver... resucité con: "Entonces, decís, afuera."

besotes desde afuera
Marina dijo…
ando a flor de piel, encontrándome con mis siempre esquivas emociones (y todo me sacude)
ahora me quedo con el final:
"Una tempestad allí donde te habitás. Y hay amor ahí y consuelo. Ganas de seguir creciendo sin dejar de jugar."
gracias miles
beso
.:. chiru .:. dijo…
mierda ne

fiuuuuuuuuuuu

así me pasaron tus palabras, como un avión a chorro
a chorro de ideas, imágenes, sensaciones...

y a poner el pecho, no hay otra, paéso estamos :)

Entradas más populares de este blog

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…