sábado, 8 de mayo de 2010

La máder, el cúler, la hija y la puta que lo parió

Sí, así fue nomás. Una cagada. Una soberana cagada.

Empezó con un dolorcito de garganta, una molestia, bah, definamos mejor las cosas. Después se convirtió en un dolorcito. Nadie le da bola a los dolorcitos.

A los cuatro días, ponéle, ya era un puto dolor de garganta y oídos y cuando tragaba era tal que creía que me habían obligado a practicar para un acto de circo...no es una buena metáfora la del tragasables, el burro de mi Brother seguro que hace un comentario desubicado. Pero en fin, la cosa es que sentía que estaba tragando un montón de yilés oxidadas.

Pensé que era un buen momento para ir al médico y fui. Me perdí el aquelarre que había organizado en MI casa. No estaba para recibir.
El médico, como no tenía fiebre ni placas, me mandó a casa con el consabido es virósico. Los que manejan el Ibuprofeno en el mercado han aumentado sus ganancias gracias a mí, sepalónnnnn, señores.

Parecía que teníamos el asunto bajo control cuando se inflamó en ese lugar atrás de la úvula (la campanita) y de ahí fue bajando y ya no había manera de emitir sonidos.
Tengo una hija de siete años y sabido es que una madre que debe ejercer su autoridad a base de meras miradas se neurotiza muy fácil porque no tiene la salida airosa del grito bien pegado; uno del tipo: "porque soy tu madre 'jaejoder, carajomierda". De todas maneras, parece que me manejé bastante bien con las miradas porque las interpretó todas. Pero yo penaba, me dolía mucho, me molestaba no poder hablar y etc, etc.

A todo esto, la vida social de mi hija es bastante intensa y con el asunto del cambio de colegio ahora tiene amigos desparramados por todo el conurbano. So, su mejor amiga (y cuando decimos mejor, es la excelsitud encarnada en el vínculo de estas dos niñas) que vive en Olivos -el Olivos lejos, el que que está a la vuelta del clús de rugby, muy lejos para las que andamos en el metropolipata-, la invitó a ir a su casa. No había manera de decirle que no porque el programa lo habíamos armado las madres en uno de los escasos momentos en que yo recuperaba la voz.
La mamá de M nos pasó a buscar -no, en auto no-, y partimos.

Preciosa la casa, mooooooooooy bonita. El granizo de esa semana había hecho mierda los techos y los autos del lugar así que el barrio estaba lleno de escombros y vidrios, pero la casa, más allá de eso, bonita.

Me quedé allí tres horas. Ustedes me conocen. Vos Chiru, sabés, sé que lo sabés. Y encima parió la abuela, tómenlo literalmente aunque lo que parió no fueron niños.Sin embargo, demostrando un espíritu capaz de combatir los fantasmas más terribles, las oquedades más oscuras, los tonos más desafinados, la pasé genial con la mamá de M, que es un encanto. Igual que su niña. La voz la había empezado a perder lentamente.

Cuando toca irnos, nos acompañan a la terminal del 59 y subimos. No habíamos terminado de llegar a la Panamericana que Z me dice:

-Me dieron ganas de vomitar. ¿Podemos bajar?
-Vas a vomitar -grazné de manera interrogativa.
-No sé.
-No sé no o no sé en una de esas sí.
-No sé.
-En la Panamericana de noche no me bajo, te aguantás.

Y nos fuimos a otro asiento y le abrí la ventanilla. Z me hizo bajar muchas veces de bondis y de combis porque dice que blablabla. Y nunca vomitó. Y yo estoy cansada de tardar tres horas para llegar a un lugar que normalmente te tarda 50 minutos. O sea: AJO Y AGUA.

En una hora exacta estábamos en Las Heras y Ayacucho. Feliz de la vida, comenta:

-Qué bien que me siento, má. ¿Me llevás al Burger?

Le tendría que haber dicho que no pero no tenía ganas de cocinar.

LLegamos a casa con la cajita mágica; acomodé las cosas en una bandeja (porque los finde la dejo comer en el living) y antes de que me diera cuenta la agarró y se fue para allá a instalarse frente a la tele. En el proceso tiró toda la pecsi en el living, sobre sus juguetes desparramados, sobre los cosos del sillón que se descosió y vuelan al piso cada vez que te sentás, las zapatillas y las medias. Salvo los cosos, todo lo demás era de ella. La reté hasta en arameo por un cúmulo de cosas sucedidas a lo largo del día y anteriores que si cuento no termino más, cenó y se fue a dormir. Me pidió perdón por algo que me había prometido y no cumplió y después me pidió que la deje dormir en mi cama... Ustedes saben, también, que cada tanto soy sola, ¿no? Ok, ese finde hacía bastante ya que era sola.

A las once y media de la noche del sábado 24 de abril me voy a dormir, después de comprobar que mi querida compu había palmado de palmitud total. Me meto en la cama tratando de no despertar a Z. La siento dar vueltas en la cama hasta que me dice "voy al baño". Aprovecho y le contesto que cuando salga vaya a su dormitorio y se acueste en su cama, que la espero ahí para arroparla. No lo termino de decir que empieza a vomitar.

Vomitó mi cabeza, la pared, la cama, el piso, el camino del cuarto al baño y un poquito en el inodoro. Y ella misma, de la cabeza a los pies.

No les hago el resto del cuento porque se lo pueden imaginar. Yo me quedé sin cama donde dormir, ventanas abiertas, ventiladores prendidos, paramédicos a las cinco y veinte de la mañana en casa para que solucionaran el estado de la petisa que a esa altura estaba gris y con unas ojeras negras que se las pisaba.
Ya mejor, habiendo empezado a rehidratarse y con una madre al borde del colapso, me pregunta como si fuera normal una pregunta de esa naturaleza a las seis y media de la mañana y después de haber vomitado y cagado la vida:

-¿Me traés la carpeta de caligrafía y la cartuchera?

-Andá a tu cama antes de que te mate -cortito, sintético; más no pude decir porque Dios, en su sabiduría, me dejó sin voz otra vez.

Pasó el domingo, o mejor dicho, el domingo nos pasó a nosotras. El lunes lo encaramos con otro ánimo pero sin compu. Y la madre sin compu se pone áspera. El martes Z vuelve al colegio, yo llevé el cpu a arreglar. Y Gonzalo me asegura que va a estar lista para el miércoles. Obviamente, eso no era cierto. Nunca hay que creerle al chico de las pc's. "Llamame el jueves". Lo llamo el jueves y da el diagnóstico:

-El cooler estaba sucio, empezó a funcionar lento y se quemaron unos (...) del mother, pero todo bien. Te va a a salir 25 dólares.

-Ok. ¿Cuando lo paso a buscar?

-En 48 hs hábiles.

El lunes antes de que cierren -yo estoy cerca del boliche- lo llamo.

-Hola Gonzalo, habla Alejandra, está la pc?

-Te dije 48 hs.

-Ya sé, pasaron 48 hs.

-48 hábiles.

-Sí, 48 hs hábiles. Yo te llamé el jueves.

-El sábado no trabajamos.

-Ya sé Gonzalo que no trabajan el sábado porque sino hubieran pasado MÁS horas hábiles. Y vos dijiste 48.

-Ok, llamame mañana.

Es interesante observar cuán relativo es el tiempo, ¿no? Sí, es maravilloso. Es cuestión de percepción, ni más ni menos. En un rato 48 se convierten en 72 y eso gracias a que dejamos de hablar, sino quién te dice, hasta hubiéramos podido romper las barreras espacio-temporales y terminar la conversa mientras un dinosaurio retozaba a nuestro alrededor tratando de huir de un T-Rex.

Las 48 hs terminaron ayer y por eso les puedo contar esto. Toy feliz.

...

En otro momento sigo, mi hija quiere jugar jueguitos en mi compu.

15 comentarios:

Tita Lamberto dijo...

Fáaaaa samiga...!!!
Que findeeee...!!!
Alegria, alegria que ya tenes compuuuu!!!
Besos, te extraño, nos vemos?

Alex dijo...

Jalou, Tita!!!! Sí, negri, sacamos agendas y nos fijamos. Yo también tengo ganas de verte.

submarino dijo...

me reí mucho con su maravilloso fin de semana.

a veces (y afortunadamente sólo a veces) se da una combinación de elementos absolutamente conspiratorios.

en el momento es muy molesto, pero divierte (y divertís) cuando lo contás.

ya el simple hecho que vos te quedes sin voz es una imagen graciosa (te imagino gesticulando y hablando con los ojos).

lo del vómito es espantoso (aunque si Z hubiera desplegado la misma generosidad a la hora de potar en el 59, hubiera sido sin duda mas vistoso pero de consecuencias que no quiero ni pensar).

beso

zorgin dijo...

Ja! ni voz para el teléfono ni pc para los dedos, incomunicación total!!!...
duro.
así, cualquiera se vuelve neurótico/a...
la idea de submarino, de patinando en el 59, es como escalofriánte.
esteeeee..., y hay más?
(eso de úvula..., suena un pelín porno, vea) ;)

Guada GN dijo...

... pero ya pasó. :)
Como dice Subma, hay que ver el valor anecdotario, hay que ver. Para que tiene una un blog si no?

Uninvited dijo...

Solo para no hacerte quedar mal, no voy a decir nada de tragas*bles...
Pero.... a qué te referís con eso de "burro"?? Taaanto me conocés? :p
jejeje

mi otro yo dijo...

Entiendo perfectamente eso de sin voz porque lo estoy pasando en este instante. Que terrible ese dolor de garganta. Pero vos ya estas mejor?

Y lo de la maquinola, terrible eh Pero tenes razón nunca hay que creerle a los "chicos de la pc" ja

Saludos y que este mucho más calmo tu domingo.
Besos!!!

Dosto dijo...

Alex, que semanita!! Que suerte que Z. está mejor, que ya tenes compu y que vos estás recuperada de esos días. Si te salvaste de la internación con chalequito blanco, podes encarar cualquier cosa que venga!!! ajjajajaaja.
Besotes amiga!!

Mechi.- dijo...

Eso es para que no te aburras!

.:. chirusa .:. dijo...

jajajajaaa
OBVIO que sé!!!

(qué lindo que es contarlo con humor cuando ya pasó todo)

**Sonia** dijo...

Una detrás de la otra, pero con final feliz.
La vida de una madre nunca puede ser aburrida, cualquier otra cosa, menos aburrida.

Cómo le vas a comprar una hamburguesa a la chica, si tenía ganas de vomitar?
Tas loca vos?

GABU dijo...

¡¡¡¡QUE EXCELENTE TEMAZO DEL GRAN JAMES te surto hasta el cansancio BROWN!!!!!!

Al mejor estilo de me rìo de neRRRRRRRRRRvios leì tu intrincadìsimos dìas y yo que creìa que mis dìas transcurrìan entre la menudencia... :S
Jajajajajajajjajaajaj

P.D.:Vos sabès que desde hace unos dìas ando con la misma sensaciòn de estar tragàndome unos cuàntos vidrios (nada raro,no?JA!) hoy puedo decir que tambièn estoy disfònica (o sea emulando al COCO BASILE) 'taquelorecontrapariò!!!!

Pero buè,los años no vienen solos y las mañas tampoco... ;)

BESUCHITOS
Y ahora que las cosas van queriendo (?) perfilar un estado màs o menos normalete pergeñiemos ALEXITA!!!!

Lía dijo...

pobechitas...
ayyy eso de vomitadas y fines de semana que ya lo único que quieres es que terminen pronto y que si después puedes contarlo y reirte un poco, ya es ganancia.
Qué más quisiera yo poder decirle a un enano: Te aguantas y que no te guacareé mientras no terminas siquiera de decir "te", sería maravilloso.
Qué bueno que ya están de vuelta (las 3)

Besos y más besos.

Alex dijo...

Submarino, eso fue un fin de semana pero lo mío arrancó alrededor del 10 de abril. Me perdí el aquelarre del 17 y terminé con inyecciones de decadrón y antialérgicos y antihistamínicos, recién recuperé la voz hace unos días.

Y te digo que si la petisa se hubiera puesto a vomitar en el 59 no sé cómo hubiera reaccionado. Así que menos mal que aguantó! pobrecita.

Contado después de que pasó, es divertido, sí. Y me alegra haberlos hecho reír :)

Zorgin, muy duro, mire. Un bajón total.
Un pelín porno? el lado positivo de estar sola es que no tenía al partenaire para danzar danzas eróticas, le cuento que no estaba de humor en lo más mínimo.

Guada, sep, ya pasó y dejó un recuerdo inolvidable!

Unin, Bea me contó todo acerca de vos, sabélo.

Hola Sol, mi domingo más calmo, de la voz mucho mejor, gracias. Cuidate vos, que es un bajón estar así.

Dosto, el tema es que no había quién hiciera la denuncia pal chalequito!!!!
Fueron semanitas coronadas con ese fin de semana espeluznante!

No venís al final :(

Besotes a vos también

Mechi, te juro que me hubiera gustado entretenerme de otra manera :lol: :lol:

Chiru, qué bueno es conocerse, no?

Alex dijo...

Tal cual Sony, viéndolo desde ese punto de vista lo sobrellevás mejor.
Sabés por qué se la compré? por agotamiento. Pero es verdad, no debería haberlo hecho!!!!

Eso, Gabu, elaboremos un plan sha!
Ahí está, diste con la descripción exacta, es como tragar vidrios. Cuidate nena, que a mí me terminaron dando un decadron que me dejó renga por tres cuadras.

Besus

Lía, ya estamos de vuelta pero con ganas de irse, al menos una. Hoy Lulú (el nuevo apodo que le dio el padre a la hija) faltó al cole, pasó una noche de mierda y por ende nosotros, con un catarro importante y como justo hoy tiene gimnasia y natación decidimos dejarla en casa.
Besitos, te ♥