Ir al contenido principal

330




¿Por qué elegí este número, se preguntarán? O no, no sé. Tampoco importa demasiado. Esta es la entrada 330 y puesto que la cantidad de emociones cruzadas que me atraviesan no pueden ser nombradas, me decidí por lo abstracto.

La vida y la muerte están juntas desde el inicio. Y tan mezcladas que, con justicia, se habla de petite mort cuando querés usar un sinónimo de orgasmo.
Freud habló de pulsión de vida y de muerte. Eros y Tanatos, entralazados. Más que opuestos, complementarios. Y necesarios.
Para Heidegger somos seres arrojados a la existencia y nuestro ser-ahí es un ser para la muerte. Y es el descubrimiento de esta finitud la que nos permitira autoafirmarnos como sujetos o no. Ustedes saben que yo creo en las decisiones.

Sin embargo, no puedo negar que nuestra vida se desenvuelve en el afán de desmentir la muerte. Sabemos que es nuestro destino pero lo negamos hasta el final. Es como cuando los chicos, cuando son chiquitos y juegan a las escondidas, cierran los ojos adelante tuyo y te preguntan ¿Dónde estoy? Ellos se consideran escondidos simplemente por cerraron los ojos. La historía de la filosofía la podés aprender estando con un chico y prestándole la suficiente atención.
Así hacemos nosotros, cerramos los ojos a lo inexorable y creemos que por ese simple hecho lo inexorable no existe o lo podemos esquivar.

Desde el jueves que vivo así, inexorablemente. Porque era un hecho inevitable que ese día me iba a recibir. Lo sabía con la certidumbre neurótica y la certeza psicótica. Ustedes podrán hacer apuestas y elegir de qué lado me dejan.

En la mitología griega las Moiras son las personificaciones del destino. Son tres hermanas, Cloto, la hilandera, tejía el hilo de la vida; Láquesis, la que echa a suertes, lo medía y Átropos, la inexorable, lo cortaba. Los seres humanos le temen a la última, yo, sin embargo, preferiría hacerle el entre a Cloto y trataría de negociar con Láquesis. De ese modo me aseguraría que Átropos usara una tijera bien afilada el día que corte mi hilo.

¿Adónde voy con este divague? Inevitabilidades. La vida y la muerte. Ambas justas e injustas según las particularidades de la situación. Ambas esperadas o abortadas. Ambas inexorables.

El sábado alguien muere. En terribles circunstancias. Inesperadamente. Injustamente. Inmerecidamente. Por joven. Por estar llena de proyectos. Por haber sido capaz de remontar una vida aciaga. Pero una vez más la desmezcla pulsional hizo de las suyas. Tanatos vence a Eros y de la mano de la soledad que te hace volver con quien hizo de la muerte su proyecto, una sobredosis la dejó más allá de nuestros abrazos, más alla de nuestras voces y a nosotros en el más absoluto desconsuelo. Y me incluyo no sólo porque conozco a esa madre que perdió a su hija sino porque esa pérdida me puso ante la angustia visceral, el miedo atroz de perder, yo también, como ella, a mi única hija. Y no hay nombre para ese vacío, para ese abismo interminable que es la ausencia definitiva de un hijo. Porque me di cuenta que no sabría decir qué cosa es un mundo sin Z. ¿Cómo era antes? No sé. Ya no tengo esas respuestas. Ella fundó el mundo en el que vivo y ahora, un mundo sin su sonrisa es impensable. Un mundo sin su curiosidad no existe. Un mundo sin ella es estéril.

Hoy lunes me entero que ella le ganó la pulseada a la muerte. Que remontó el peor pronóstico, que su cáncer inoperable, casi terminal, prácticamente sin esperanzas, uno de los peores y más agresivos, remitió.
Pero la historia no fue tan simple. Imaginen una masa enorme que crece en el mediastino y abraza a tus arterias. Un provocador de primera línea, que puede y quiere hacer metástasis en los huesos y en el cerebro. Que justo ahí, donde está y por cómo está es inoperable. Igualmente, los médicos apuestan y empiezan con la quimio. Y nosotros los que creemos en Dios y los que no, empezamos a rezar, a pedir y a mendigar por nuestra amiga. Y el milagro sucede. El cáncer se achicó, es apenas visible. Redoblan el esfuerzo y a la quimio le agregan radioterapia. El maligno desaparece. A la semana de la felicidad llegan el total de los resultados. Metástasis en el cerebro. Para eso no hay quimio. Seguimos con el otro tratamiento. Ella está cansada, enojada, alegre, hastiada, feliz. No sabe cómo estar porque ni la vida ni la muerte le dan respiro. Se preparó para morir y la vida le dice no, tenés que seguir. Y al rato, como una burla, la muerte: te jodí, acá estoy de nuevo. Y seguimos, porque todos los que la queremos estamos con ella desde febrero luchando y sintiendo. Y ahora sí, ahora es oficial: se fue, no está. Obviamente, a partir de este momento, controladísima. Ahora nosotros te vamos a acechar a vos, hijo de puta. Para que no puedas volver.

La vida y la muerte. 330. Así vamos.

Comentarios

Uninvited dijo…
Bueno, creo que lo más inteligente es ubicarse, como pide el encabezado.
No hay nada que agregar, la catarsis es tuya y bien merecida te la tenes.
Silencio y un abrazo en todo caso.
Tita Lamberto dijo…
Me saco el sombrero puntiagudo y te abrazo, con el alma!
Que buenas charlas nos pronostica la VIDA!!!
Te cuento algo,la muerte es mi aliada, la que me respira en el oido y la que me recuerda todo lo viva que estoy y que no hay tiempo para perder. Asi me hace bien, la muy trola.
Otro abrazo, este con el corazón.
Me re llegó esto nena! GRACIAS.
Michelle Durán dijo…
De la muerte y otras tragedias hablábamos mi hermano y yo hace dos sías . Fue una conversación que JAMÄS en la vida hubiese imaginado. Pero pasó, se dieron esas palabras entre mi hermano, un niño de 15 años y yo, una loca chiflada que cree tener la razón en un 51%. ¡Imaginate!
Me agradó tu blog, tanto como para seguir leyendolo.
Alex dijo…
Gracias, bro. Te ♥

Tita, sabés que sí?!?! Y te digo por qué y te va a dar risa: escuché tu voz y sentí tu manera de hablar.
Mirá si no va a ser tu aliada, vos y tu Primavero!!!
Otro abrazo para vos!

Michelle, bienvenida al rancho!
Cuando leo cosas como las que escribís vos, a la edad que tenés (me pasa igual que con Mechi, tan jóvenes y tan sabias) me dan ganas de poder manipular el tiempo para ser testigo, por ejemplo, de esa charla con tu hermano.
Besos
GABU dijo…
A medida que te leìa se me iban desatando miles de palabras que para cuando lleguè al final desaparecieron totalmente...

Hace poco,en Octubre tambièn perdì a una amiga que le venìa haciendo oleeeee al Càncer y chuseaba a la parca con una cintura increìble,pero la vida tiene eso golpes que se transforman en un despropòsito y decide un poco cuàndo parar nuestros relojes...

P.D.:No tengo muchas màs palabras,solo sè que sigo sin entender ni aceptar (terca,sì) a la muerte como parte de la vida,y me quedo con estas palabras tuyas que tanto tienen de lo que soy: "Lo sabía con la certidumbre neurótica y la certeza psicótica."

TE DEJO UN BESOABRAZOTE GIGANTE
Y UN APAPACHO DE AQUELLOS...
zorgin dijo…
cualquier comentario que estuviera por hacer, se desplomó en una carcajada, cuando por el rabillio del ojo vi la foto del posto de su amigo amperio...
no podéssss!!!
DudaDesnuda dijo…
Ay, nena, lo siento y, sin embargo, aplaudo la forma en que redactaste el 330. Es un placer leerte aunque sea tristísimo lo que contás.

Te dejo algo que encontré en un Blog, andá a saber donde y no especificaba el autor.

"Por eso, cada vez que pensemos que todo nos sale mal, que estamos a punto de ser destruidos, debiéramos poder hablar con nuestra muerte y preguntarle si es cierto. La muerte bien pudiera responder que nos equivocamos, que nada importa más que su toque. “Todavía no te he tocado” sentenciará y quizá no haga falta morir, todavía, para saber que dice la verdad."

Besos y reflexiones
.:. chirusa .:. dijo…
me llegó tu mensaje tardíamente (la pc estuvo encendida tres días con el monitor apagado... así estoy)
Lo que describís, es un dolor inimaginable.
besoabrazo y dale que va...
Mechi.- dijo…
Terriblemente triste :(
Manón dijo…
querida alex, muy conmocionada quedé con este texto... y sí, uno sabe que allá al final del camino nos espera la parca, pero también uno quisiera que sea allá, al final del camino y no en la mitad o al comienzo.
te abrazo.
Dosto dijo…
Y me cago en esa reputísima enfermedad!! Perdón pero es una guacha, te toca, como una puñalada, te desestabiliza, te deja sabiendo que tarde o temprano te va a vencer, y en esas pocas veces en que a pesar de todo el esfuerzo, que es muchísimo, parece que la vencimos, nada, la muy perra aparece con más fuerza para sacarte la vida de un plumazo.
Abrazote Alex, desde el alma!!
Guada GN dijo…
La mamá de un amigo de Ro está en la puta lucha también... Yo lo único que puedo hacer es invitar al enano a casa cada vez que puedo para distraerlo y darle un rato de paz a ella...
Es una bosta como está organizado el sistema, yo cuando termine el viaje voy a pedir el libro de quejas en la administración.
Un abrazote fuerte.
mi otro yo dijo…
El cancer se llevo a mi abuelo, al que queria y aún en cada mañana necesito.
Yo alguna vez y mira como empece la oración. con un yo gigante pense en dejar a mi madre sin mí. Y bueno no deberían escribirse estas cosas, el que piensa en la muerte esta mal y bla bla dice la gente pero bueno confieso que pense en morir. Y al leerte hablar de tu hija me siento tan egoista, fría y culpable que ese pensamiento se hace chiquito, hasta cuando no sé. pero esta chiquito.
Por otra parte, que sigue siendo la misma, estuve festejando la navidad, feliz porque adoro que llegue papa noel mientras una persona que conozco moría. Asi que mi navidadasí con sol la pase en un velorio con el dilema de decir "lo siento" o "feliz navidad" a los que veía.

La muerte es una gran hija de puta que no termina de sorprenderme.

Disculpame por hacer esta catarsis sobre o al lado de la tuya. Quizás es la maldita conjuntivitis que me hace reaccionar así ja
Turca dijo…
Cuánto tiempo que no te leía, Alex!

Gracias por compartir tan profundo sentir!

Abrazo y beso de fin de año!
Alex dijo…
Ante todo quiero aclarar, por si no se comprendió, que estoy hablando de dos personas distintas. Una, joven ella, murió de una sobredosis.
La otra, mi amiga Stella, le ganó al cáncer. Y de ahí la frase que lo vamos a acechar para que no vuelva. Aclaro esto porque por algunos comentarios me parece que no se entendió, lo cual habla mal de mi manera de expresarme.

Gabu, tu terquedad me asombra siempre, en este y en otros sentidos. Pero mientras sigas terca para sembrar sonrisas en medio del caos, está bien.
Te quiero mucho.

Zorgin, ese culo estaba apostado allí a propósito, creo!

Vos Dudis siempre rescatando palabras hermosas y que calzan justo donde deben. Gracias, nena. Abreso.

Chiru, todo bien y sí debe ser indescriptible, carajomierda!
Besote porque yo sé y vos también.
Alex dijo…
Mechi, terriblemente triste y gloriosamente alegre, porque todo sucede al mismo tiempo y cuando te toca todo junto, te desconcierta por eso el 330.

Exactamente, Manonette, una quiere que esté al final. O al menos que no se sienta injusta, no?
Besoabrazo

Dosto, mi amiga está bien, el cáncer le remitió, pero tenés razón es una enfermedad guacha.
Gracias por el abrazo, otro para vos!

jajajajaja, Guada, si encontrás ese libro de quejas, pasámelo, yo tengo mucho para escribir y muchas lapiceras.
Otro para vos, gracias!

Turca!, gracias, nena, besos para vos también. Cómo andan tus bellezas?
Alex dijo…
Sol, me dejaste boqueando con tu comentario y con ganas inexorables de tenerte cerca, de verte y hablarte.
Pero al mismo tiempo, me quedé tranquila con ese "me gusta papá noel" porque dice de la vida.
Vos sabés que la vida transcurre entre extremos y que somos el vaivén, el impulso y cuando podemos, también la calma; y que hay senderos entre los extremos, maleza y claros, pero también somos el machete que se abre paso o el oscuro impulso que nos lleva a saltar el abismo. A veces podemos elegir de forma conciente, a veces la elección la hicimos más allá del bien y del mal, en un lugar sin retorno.
Vos podés darte la oportunidad y de hecho te la das. Yo te deseo una mirada que te permita ver el lado luminoso, porque está, porque existe.
Abrazo
**Sonia** dijo…
Sin la muerte cómo prodríamos entender y honrar a la vida?
Una es parte de la otra y, quienes sobrevivimos nos planteamos todos los días un 330.

Un abrazote.
Alex dijo…
Exactamente, Sonia, no lo pudiste haber dicho mejor.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…