Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2009

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…

Estación

Ver ahora más allá de lo que guarda la memoria, buscarlo allí, en la superficie, donde no pensás que puede estar. Y sin embargo, revolotea frente a tus ojos en un fulgor de alas de mariposa.

Lindos. Esos recuerdos son lindos casi siempre. Aunque a veces vienen con un motociclista que se clava abajo de un camión ahí donde Libertador le sirve de límite a ese pedazo de parque que elegimos para festejar la primavera y que éramos jóvenes -y mirá qué jovenes éramos que no sabíamos que estábamos festejando la juventud-.
No estaba muerto -todavía-, pero el charco de sangre se extendía sin parar y yo estaba ahí, con los ojos clavados en la sangre que avanzaba hasta mí, ya casi tocándome la punta de las zapatillas blancas. Él tenía los ojos cerrados y estaba en una posición imposible. Ese día decidí dejar de estudiar medicina.

Pero volvamos a las mariposas y su destino de salvaguardas de las flores. Porque es impensable no juntar primavera::flores::mariposas. Viene todo junto en el paquete. Eso y…

Historia de dos cerebros

En You Tube hay quien se enojó diciendo que trataban de idiotas a ambos géneros. Para mí esta clase de chistes se hacen sobre los clichés de cada género, sobre las generalizaciones, las cosabidas frases que empieza con "todos los..." o "todas las...".

Yo me cagué de risa. En algún punto me reconocí y te reconocí y así vamos.

De burbujas y cornisas

Cuando era chica hacía burbujas con un aro rojo en la terraza de mi casa. Recuerdo que me gustaba imaginar que yo podía meterme adentro de esa burbuja multicolor y viscosa y salir flotando en el aire.
Hoy me pregunto qué hubiera sido de mí si lo hubiera podido hacer: sabido es que las burbujas tienen una lamentable tendencia a hacer ¡plop!

Pero se ve que ese tipo de cosas no me amilanaban porque yo también tenía una lamentable tendencia: siempre me gustó caminar por las cornisas. Los bordes tienen una cosa de lo más atrayente para mí. Sobre todo si están a varios metros del suelo. Sí, hacía eso, caminaba por los techos, cruzaba por una especie de cordón finito que me llevaba a la casa a la derecha de la mía y así iba, de techo en techo, rompiendo tejas cada vez que me resbalaba y tenía que hacer fuerza para recuperar el equilibrio. Lo máximo que podía recorrer por arriba eran tres casas a la derecha y dos a la izquierda.

Mis padres sabían y se hacían cruces, pero cada vez que madre se o…

El ascenso y el descenso -por Santiago Kovadloff-

Es más largo pero todos lo conocen, así que escribo sólo la última parte de un poema atribuido a Berltolt Brecht, pero que le pertenece a Martin Niemöller:

Ahora me llevan a mí pero ya es tarde.
El año pasado yo decía que me habían colgado el cartel de enemiga, hoy somos cada vez los enemigos de este señor que está dominado por el afán de demostrar que quien detenta el poder es él y sólo él. Bien, dejemos al mesiánico autoritario hacer su aventura y en el proceso tratemos de resguardarnos lo mejor que podamos. Los que no lo van a lograr son aquellos a los que dice defender, que, cada vez, en mayor número pueblan las calles de la ciudad arrojados al más absoluto desamparo porque son números que no existen en los porcentajes oficiales que miden los índices de pobreza y de indigencia. Hipócrita.
Aún así, espero que se queden hasta el final del mandato. Aunque tengamos que escuchar una y otra vez cómo abusan de la cadena nacional para comunicar la irracionalidad, a esta altura, irracionalid…

Mami, qué querés...

La noche tiene esa cosa de reflejos que te abordan en cualquier esquina.
En lo que dura un parpadeo cambia tu percepción. Como si se hubiera abierto una puerta que te deja en esta foto y vos mirás y pensás: enloquecí, o no.
Las perspectivas que se abren son asombrosas, podés vagar en el borde del delirio, asumir la vida como alucinación -un silogismo falso, ponéle- o porfiar sentidos estrictos, definiciones cerradas, significados acotados que dejen bien clarito que una silla es silla y no otra cosa.
Podés elegir vivir montado en un carrousel o en la rueda de la fortuna -rogando que se detenga bien arriba y te quedás ahí, balanceándote, tan cerca de esa luna-. Podés elegir viajar de luz en luz con los ojos cerrados y abrirlos cuando se pone oscuro y dejarte recorrer por el Vacío. Buscando la Nada algunos encuentran Todo.
Y están los que encuentran todo el tiempo otra cosa, nunca lo que buscan. Entonces te preguntás ¿no sería hora de que acepten eso que se encuentran y se dejen de joder? Vo…