martes, 29 de diciembre de 2009

Bendición de la amistad

No recuerdo si ya la subí, si lo hice, no importa, porque es linda y es lo que deseo para todos nosotros, porque los años duros y los no tanto, las alegrías y las tristezas se transitan mejor si estamos juntos:

Ojalá tengas buenos amigos.
Que aprendas a ser un buen amigo de ti mismo.
Que puedas llegar a ese lugar de tu alma donde residen un gran
amor, calor, afecto y perdón.
Que esto te cambie.
Que transfigure todo lo que hay de negativo, distante o frío en ti.
Que te transporte a la verdadera pasión, familia y afinidad de la comunión.
Que atesores a tus amigos.
Que seas bueno con ellos y estés allí cuando te necesiten; que te den todas las bendiciones, estímulos, verdad y luz que necesites para el viaje.
Que nunca estés solo.
Que estés siempre en el nido amable de la comunión con tu
anam cara.
JOHN O'DONOHUE


Que el 2010 nos sorprenda gratamente.

lunes, 21 de diciembre de 2009

330




¿Por qué elegí este número, se preguntarán? O no, no sé. Tampoco importa demasiado. Esta es la entrada 330 y puesto que la cantidad de emociones cruzadas que me atraviesan no pueden ser nombradas, me decidí por lo abstracto.

La vida y la muerte están juntas desde el inicio. Y tan mezcladas que, con justicia, se habla de petite mort cuando querés usar un sinónimo de orgasmo.
Freud habló de pulsión de vida y de muerte. Eros y Tanatos, entralazados. Más que opuestos, complementarios. Y necesarios.
Para Heidegger somos seres arrojados a la existencia y nuestro ser-ahí es un ser para la muerte. Y es el descubrimiento de esta finitud la que nos permitira autoafirmarnos como sujetos o no. Ustedes saben que yo creo en las decisiones.

Sin embargo, no puedo negar que nuestra vida se desenvuelve en el afán de desmentir la muerte. Sabemos que es nuestro destino pero lo negamos hasta el final. Es como cuando los chicos, cuando son chiquitos y juegan a las escondidas, cierran los ojos adelante tuyo y te preguntan ¿Dónde estoy? Ellos se consideran escondidos simplemente por cerraron los ojos. La historía de la filosofía la podés aprender estando con un chico y prestándole la suficiente atención.
Así hacemos nosotros, cerramos los ojos a lo inexorable y creemos que por ese simple hecho lo inexorable no existe o lo podemos esquivar.

Desde el jueves que vivo así, inexorablemente. Porque era un hecho inevitable que ese día me iba a recibir. Lo sabía con la certidumbre neurótica y la certeza psicótica. Ustedes podrán hacer apuestas y elegir de qué lado me dejan.

En la mitología griega las Moiras son las personificaciones del destino. Son tres hermanas, Cloto, la hilandera, tejía el hilo de la vida; Láquesis, la que echa a suertes, lo medía y Átropos, la inexorable, lo cortaba. Los seres humanos le temen a la última, yo, sin embargo, preferiría hacerle el entre a Cloto y trataría de negociar con Láquesis. De ese modo me aseguraría que Átropos usara una tijera bien afilada el día que corte mi hilo.

¿Adónde voy con este divague? Inevitabilidades. La vida y la muerte. Ambas justas e injustas según las particularidades de la situación. Ambas esperadas o abortadas. Ambas inexorables.

El sábado alguien muere. En terribles circunstancias. Inesperadamente. Injustamente. Inmerecidamente. Por joven. Por estar llena de proyectos. Por haber sido capaz de remontar una vida aciaga. Pero una vez más la desmezcla pulsional hizo de las suyas. Tanatos vence a Eros y de la mano de la soledad que te hace volver con quien hizo de la muerte su proyecto, una sobredosis la dejó más allá de nuestros abrazos, más alla de nuestras voces y a nosotros en el más absoluto desconsuelo. Y me incluyo no sólo porque conozco a esa madre que perdió a su hija sino porque esa pérdida me puso ante la angustia visceral, el miedo atroz de perder, yo también, como ella, a mi única hija. Y no hay nombre para ese vacío, para ese abismo interminable que es la ausencia definitiva de un hijo. Porque me di cuenta que no sabría decir qué cosa es un mundo sin Z. ¿Cómo era antes? No sé. Ya no tengo esas respuestas. Ella fundó el mundo en el que vivo y ahora, un mundo sin su sonrisa es impensable. Un mundo sin su curiosidad no existe. Un mundo sin ella es estéril.

Hoy lunes me entero que ella le ganó la pulseada a la muerte. Que remontó el peor pronóstico, que su cáncer inoperable, casi terminal, prácticamente sin esperanzas, uno de los peores y más agresivos, remitió.
Pero la historia no fue tan simple. Imaginen una masa enorme que crece en el mediastino y abraza a tus arterias. Un provocador de primera línea, que puede y quiere hacer metástasis en los huesos y en el cerebro. Que justo ahí, donde está y por cómo está es inoperable. Igualmente, los médicos apuestan y empiezan con la quimio. Y nosotros los que creemos en Dios y los que no, empezamos a rezar, a pedir y a mendigar por nuestra amiga. Y el milagro sucede. El cáncer se achicó, es apenas visible. Redoblan el esfuerzo y a la quimio le agregan radioterapia. El maligno desaparece. A la semana de la felicidad llegan el total de los resultados. Metástasis en el cerebro. Para eso no hay quimio. Seguimos con el otro tratamiento. Ella está cansada, enojada, alegre, hastiada, feliz. No sabe cómo estar porque ni la vida ni la muerte le dan respiro. Se preparó para morir y la vida le dice no, tenés que seguir. Y al rato, como una burla, la muerte: te jodí, acá estoy de nuevo. Y seguimos, porque todos los que la queremos estamos con ella desde febrero luchando y sintiendo. Y ahora sí, ahora es oficial: se fue, no está. Obviamente, a partir de este momento, controladísima. Ahora nosotros te vamos a acechar a vos, hijo de puta. Para que no puedas volver.

La vida y la muerte. 330. Así vamos.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Dulce navidad


Ahora que Z sabe escribir le dije:

-Hacé la lista para Papá Noel.

Puso tres cosas, tres cosas muuuuuuuuuuuuuuy caras. So, como al pasar, le comento:

- Agrandá la lista, poné muuuuuuuuuuuuuuuchas cosas, así Papá Noel puede elegir qué traerte.

-Por qué -así, seca y desconfiando.

-Porque Papá Noel le tiene que hacer regalos a millones de niños en el mundo y no puede con todo, las cosas están muy caras y hasta Papá Noel se queda corto de dinero.

-Tiene a los duendes que lo ayudan.

-Sí, pero los duendes trabajan con los materiales que Papá Noel compra.

-Ah!

Al día siguiente:

-¡Mamá! Marcos dice que Papá Noel no existe y Tommy dice lo mismo.

-...

-No, que no?

-¿Vos creés que existe?

-Sí.

-Entonces, existe.

-¿Y los duendes?

-También. A veces, hay que creer para ver.

La lista ahora es extensible. Entre las cosas que mi niña pide hay una "Barbie, beteninaria", el "Diario majico de princesas", un "Laverinto de bolitas", el "Cañio pronco" (si alguien sabe qué es me avisa) y demás. Todo eso escrito en letra de imprenta porque la letra "excursiva" no le sale muy bien que digamos, todavía.

Esta chica me hace morir de amor.


domingo, 29 de noviembre de 2009

De arlequines , finales y principios


El lunes ¿23? fue el concert de la petisa (dicho sea de paso, se puso a sí misma un apodo, "Pipe"). Como ilustra la imagen que ven a la izquierda, se disfrazó de arlequín. El tema del concert, fue el arte y, justamente, los chicos de primer grado fueron arlequines. Este de acá es de Petorutti.
La cosa es que mi arlequina termina primer grado y yo recuerdo claramente que ayer fui al concert en que hizo de la chica mala de Grease, cuando estaba en preescolar, o sea.

Pipe-Carlos-Petisuí-Reina Rana-Carlos Alberto-Petisa-Zoe pasa a segundo grado, me cumple 7 años en nada. No para de crecer, de descubrir el mundo, de interpretarlo, de sacudirlo, de confrontarlo y mundo somos vos, el padre, yo y cualquier objeto/sujeto que se le ponga adelante.

Y la quiero matar y al mismo tiempo me encanta que sea así. Ella dice. No se escapa, no se esconde. Y a veces, cuando por "x" no se anima a decir, la impulso para que escupa lo que le pasa, para que nunca, nunca use el subterfugio como modo de comunicarse, para que no le tenga miedo a las palabras y a las emociones que ellas guardan. Para que que cuando quiera decir A diga A y no Z. Y si se quiere poner sutil, que aprenda la ironía y se aleje del sarcasmo. Mi niña confronta pero también acuerda. Mi niña está aprendiendo la habilidad del junco.

Y al final de ella se suma el mío. Este año termino, este año comienzo. No hay manera de escaparle a los principios porque vienen tejidos en punto final.

Lo que se viene me asusta porque me interpela, porque me va a poner en el lugar que sudé para estar. No puedo dejar de preguntarme qué hago con lo conquistado. Que vengo a ser yo desde otro lugar. Por fin en el espejo.

Post Scriptum: el 17 de diciembre estaremos de festejo, en esos días: aquelarre y un pedo bien lúcido.

Y a ustedes que me acompañaron hasta acá y que van a seguir:
G R A C I A S

martes, 17 de noviembre de 2009

Palabras para arrojar en una botella al mar




Lanzada a una tormenta
así me siento

Buscando manos como cadenas
que me traigan a esta orilla

Sumergida en silencios líquidos
esa cadencia
ese sonido
me acunan
tal vez
me salvan

Hay tanto de mí que todavía no...
tanto de mí que ya se jugó a suerte o verdad
y el tiempo es ese caprichoso instante
que se teje y desteje
escondido allí
donde no reina la luz
ni la oscuridad
allí, una cavidad atravesada por la sombra

Sin puntos para el final
deseos
que corren como lobos hambrientos
que bailan en cornisas, buscando caerse para no caerse
y viceversa

Respuestas y explicaciones

Respuestas del posto anterior:

Chiru
: a veces sí, a veces no, depende :) Y no te creas, cuando es escritura a mano alzada escribís lo que sabés que no sabés que sabés.
Transparentes? jajajaja sí, a veces!

Dosto: no me hables del tiempo! al final no mos pudimos ver, maldito aguacero infernal y maldita enfermedad, yo apenas podía hablar.

Mechi: jajajaja, un honor la cita ;-)
Exactamente, esa es la belleza y el peligro de las palabras, que no son unívocas.

Uninvited: talcualmente. Sí, es escritura automática también, fluye el inconciente por allí.
Chas gracias, los felicitados levantan el ánimo en cualquier circunstancia!!!!
Besotes brother!

Manonette: síntesis perfecta la cita. Y te veo rearmándote con garra, y acompañada por Anteojos y ArmandoBardo
Abrazo

Dudis: sí, puede ser que hayamos aprendido, al menos seguro, estamos aprendiendo y eso es un gran paso.

Besos y aprendizajes (vos dixit)

Trena: la frase es de un filósofo inglés, Berkeley. Rimbaud lo expresa con una frase que aparece en varias de sus cartas: "Yo es otro", me parece que es otra forma de decir lo mismo.
Besos :)

Chiru: use y abuse nomás, toda tu didáctica es bienvenida! Che, quiero saber cómo guardar los artilugios de estas plantillas nuevas, cuál es el código que hay que poner? y dónde?

Vic: cómo te extraño, nena!!!!

Trena: muy bien, muy bien. Ese y los posteriores. Gracias.

Irene: bonita!!!! bienvenida, pasá y revolvé hay cosas interesantes.

Jesús: gracias, muchas gracias y bienvenido.
Cariños

Y ahora las explicaciones de la ausencia:

  • Parciales y trabajos prácticos.
  • Visitas a la Comunidad Terapéutica "El Reparo" para elaborar un informe. Experiencia movilizante por resumir bastante mal algo que me atravesó como un rayo. Creo que me voy a dedicar a eso.
  • Angustia por el final y la incertidumbre del nuevo comienzo.
  • Enfermedad. Como dije en la cantina de Zorgin, si encuentro al que pontificó "a la vejez viruela", lo mato. Un mes seguido con tos que no se iba, que se fue agravando. Primero probé con algo que me habían recetado el año pasado y había funcionado, pero en este caso, no. Luego, visita a una clínica, me largaron con jarabe y un antihistamínico. A la semana siguiente, llego como puedo al consultorio de mi médico de cabecera, que luego de despotricar contra la incompetencia de las guardias, me dio antibióticos, puff de ventolín cada 8 horas, tres días de reposo absoluto. Diagnóstico: bronquitis y broncoespasmo incipiente. Cuando por fin se terminaron las 72 horas, salgo con esposo e hija para llevarla a las Tetas Doradas (mc Donalds), dos cuadras y medias y una escalera al tercer nivel y tuve que esperar media hora para poder abrir la boca y comer. La caminata de vuelta a casa y lo anterior me agotó de tal manera, que me fui a dormir.
  • El domingo no podía decir tres palabras seguidas sin agitarme.
  • Ayer, mi vida era un desquicio total. Guardia, en otro clínica, y después de cuatro horas salí casi como una persona. Bronquitis aguda y broncoespasmo hecho y derecho. Tratamiento con corticoides y por lo tanto control exhaustivo de mi presión, porque como la mayoría de ustedes ya sabe, soy hipertensa. Stress provocado por TODO lo dicho. Pero esta vez certificado por la palabra del galeno (galena en este caso).
  • Estoy mejor, esta semana es de tratamiento completo e intensivo y controles todos los días.
Creo que les conté todo y después vuelvo a desaparecer por los finales. Los extraño y deséenme mucha mierda.

domingo, 25 de octubre de 2009

Reflejos rotos


y sin embargo ahí está, con esa mitad irregular y luminosa por delante, cargándola en la barca, sosteniendo la quemazón con las manos abiertas

está rota y sigue

voluntad o estupidez

cualquiera de las dos cuando persevaran son inquietantes

y además está lo que preferís ver

lo que podés ver

lo que querés ver

que tal vez sea lo que está, lo que es, lo que inventás

¿quién decía: ser es ser percibido? o algo así...en un ida y vuelta como ese sol roto que se completa con la parte de allá, hacia la que va empujando

es decir, te necesito para fundarme

porque me construyo ahí

en tu mirada

y vos también

vos me ves

yo te veo

al costado de

entre

o más allá

del bien
y
del mal

y en realidad no está roto

¿apenas?

distorsionado

distorsionado hay que arreglarlo si se puede

si estás/oy dispuestoa

roto no roto no garpa

roto es grieta que grita y sangra

a no ser que con lo roto no quieras rehacer lo viejo

sino crear a partir de los añicos

un artesano de lo fabuloso

porque si digo inverosímil me suena a simulacro

y eso no

eso nunca

a veces escribo porque las palabras se escapan buscando su sentido

yo sólo las sigo

a veces creo que el día que no me necesiten se van a escribir solas

pero todavía requieren mis manos

a veces las palabras son arañas de siete patas

y yo Circe desafinada


sábado, 24 de octubre de 2009

Legislar para el amor


(click para agrandar)

Entrá a la página para informarte con más detalle. Sería lindo hacer una acción blogger hoy, no?

Voy a andar con la petisa por ahí, firmando papeletas para algo que debería ser más fácil, porque con el amor no se jode. O al menos no se debería.

jueves, 15 de octubre de 2009

Mirá vos (ya está todo inventado Lu, me decía mi ex marido)

Siempre sostuve que el destino es el azar en nuestras manos. Y hace un rato me encontré con una frase de un señor que piensa lo mismo pero lo dice distinto:

Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

Gilbert Keith Chesterton

Mmm...me quedé pensando por qué ligué azar con libre albedrío y se me ocurrieron tantas cosas que mañana voy a decirle a mi psicoanalista!

Cambio climático - Climate Change -

No es novedad que la acción del hombre sobre la naturaleza tiene consecuencias. En pocos siglos, conseguimos contaminar el agua; deforestar; desertificar; hacer un agujero de ozono, lo cual conlleva el aumento de gases que provocan el efecto invernadero; acabar con la biodiversidad -en criollo: matamos especies que jamás podrán volver a ser vistas-; afectar las economías regionales con la subsiguiente creación de pobreza al echar mano de los recursos naturales de manera indiscriminada y, de paso, acotar el hábitat de ciertas especies que para su subsistencia tienen que buscar otros lugares donde asentarse, lugares no siempre aptos para la continuación de su ciclo vital. Guerras por el control de los cada vez más escasos recursos mencionados...la lista sigue.

Está en nuestras manos conseguir esto:



O esto:



La segunda imagen me gusta mucho más. Tal vez todavía estemos a tiempo.
Ojalá.
De nosotros depende.






Ayer no me di cuenta, pero este vídeo calza justo. Me lo mandó hace un tiempo un amigo por email, disfrútenlo!




Imágenes: http://www.eleconomista.es/imag/recursos/mundo-explota.jpg
http://www.shadowfaxjewelry.com/weblog/Globe-joined-hands.jpg
No uso estas imágenes con fines de lucro. Si tengo que sacarlas, por favor, avisame.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Z, la futura novelista

Había tres imágenes y los niños debían escribir un relato corto. Los dibujitos mostraban a dos chicos en invierno plantando una semillitas y luego la primavera y las semillitas convertidas en flores.

Este es el relato de mi niña:


(click para agrandar)

Se aceptan baberos.

lunes, 5 de octubre de 2009

Horribilis


Anoche tuve una pesadilla. Vos te ibas y me dejabas. Parecía una película en blanco y negro y la bruja del oeste era una de las protagonistas. Pero no había camino amarillo ni Ciudad Esmeralda ni zapatitos blancos. Ni ballets de gnomos borrachos ni sandeces por el estilo. Era concreto como una lápida. Definitivo, como un final.

Y lo peor es que no había puentes. Ni uno solo. Ni siquiera uno roto. Nada. Inexistencia de puentes, esos senderos cuyo destino es provocar encuentros, trasladarnos de un punto a otro salvando algún obstáculo, aguas tempestuosas por ejemplo, o distancias sobre vacíos infinitos...

Supongo que para algún otro simboliza desencuentros. No sé. La cosa es que la pesadilla me dejó molesta, ácida y de mal humor.

Hoy, estar conmigo, va a ser como caminar sobre hielo delgado... muy delgado.



*La foto la saqué de algún lado, no me acuerdo, no la uso con fines de lucro y si la tengo que sacar avisame.

domingo, 4 de octubre de 2009

Te fuiste, Negra

Pero vas a vivir en cada canción que canté con vos, porque sos parte de mi militancia, porque te escuché maravillada esa voz potente, porque me daba gracia que mi viejo dijera de vos "canta en rojo pero cobra en verde" pero tenía todos tus discos y se sabía todas tus canciones y me acompañaba a todos los conciertos que podía.

No puedo elegir una canción tuya porque son tantas las que entran en tu manera de expresar cada emoción, pero me obligo y elijo estas dos:






Donde sea que estés, hasta pronto.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Sakura - Las flores del cerezo-



Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga Eliana ¿en qué momento los hijos que criamos se convierten en hienas?

"No se puede hacer nada por los muertos", dice Rudi. Y eso te pone, necesariamente, a pensar en los vivos, en este instante, en tus acciones, en tus decisiones. Entonces, sucede, que de golpe, el relato te sumerge en una escena que me hace sentir que fugacidad es otro nombre de lo eterno. Y la sensación es infinita y me atravesó como una flecha la necesidad de saberte ahí, acá, conmigo, en mí y yo en vos, círculos en el agua que forma la gota de lluvia y ondula la superficie líquida en una sucesión sin fin.

Él no sabía dónde estaba y salió buscarla y buscándola a ella se encontró a sí mismo y al hacerlo la halló.

Podría contarles mil cosas más, pero les recomiendo que vayan a verla y saquen sus propias conclusiones.



*La foto la saqué de acá

lunes, 21 de septiembre de 2009

Estación

Ver ahora más allá de lo que guarda la memoria, buscarlo allí, en la superficie, donde no pensás que puede estar. Y sin embargo, revolotea frente a tus ojos en un fulgor de alas de mariposa.

Lindos. Esos recuerdos son lindos casi siempre. Aunque a veces vienen con un motociclista que se clava abajo de un camión ahí donde Libertador le sirve de límite a ese pedazo de parque que elegimos para festejar la primavera y que éramos jóvenes -y mirá qué jovenes éramos que no sabíamos que estábamos festejando la juventud-.
No estaba muerto -todavía-, pero el charco de sangre se extendía sin parar y yo estaba ahí, con los ojos clavados en la sangre que avanzaba hasta mí, ya casi tocándome la punta de las zapatillas blancas. Él tenía los ojos cerrados y estaba en una posición imposible. Ese día decidí dejar de estudiar medicina.

Pero volvamos a las mariposas y su destino de salvaguardas de las flores. Porque es impensable no juntar primavera::flores::mariposas. Viene todo junto en el paquete. Eso y los besos entregados con las mejillas rojas y un frotarse sintiendo cosquillas en todas partes. Eso y una urgencia que a fuerza de sentirla siempre que te toca, te lleva a a aventurarte en regiones de piel desconocida y plantar bandera. Y hacerte preguntas. Y no encontrar nunca respuestas. La primavera tiene esa cosa de responderte cosas que no preguntaste. Y así te encontrás con la boca hinchada de besos y pasto en el pelo y llena de arreboles. Eso te dice la primavera. Te lo dice con cosas que no esperás, con un estreno de sensaciones lúdicas y el cuerpo que de golpe te queda chico porque está tan lleno de ardores que empujan para salir.

Mirá la de respuestas que no esperabas, vos, que ibas con tus amigos, los sanguchitos y el winco al Rosedal. Vos que esperabas primaveras de flores y mariposas y te encontrabas con besos y muertitos y decisiones que no sabías que ibas a tomar.


jueves, 17 de septiembre de 2009

Historia de dos cerebros



En You Tube hay quien se enojó diciendo que trataban de idiotas a ambos géneros. Para mí esta clase de chistes se hacen sobre los clichés de cada género, sobre las generalizaciones, las cosabidas frases que empieza con "todos los..." o "todas las...".

Yo me cagué de risa. En algún punto me reconocí y te reconocí y así vamos.

sábado, 12 de septiembre de 2009

De burbujas y cornisas


Cuando era chica hacía burbujas con un aro rojo en la terraza de mi casa. Recuerdo que me gustaba imaginar que yo podía meterme adentro de esa burbuja multicolor y viscosa y salir flotando en el aire.
Hoy me pregunto qué hubiera sido de mí si lo hubiera podido hacer: sabido es que las burbujas tienen una lamentable tendencia a hacer ¡plop!

Pero se ve que ese tipo de cosas no me amilanaban porque yo también tenía una lamentable tendencia: siempre me gustó caminar por las cornisas. Los bordes tienen una cosa de lo más atrayente para mí. Sobre todo si están a varios metros del suelo. Sí, hacía eso, caminaba por los techos, cruzaba por una especie de cordón finito que me llevaba a la casa a la derecha de la mía y así iba, de techo en techo, rompiendo tejas cada vez que me resbalaba y tenía que hacer fuerza para recuperar el equilibrio. Lo máximo que podía recorrer por arriba eran tres casas a la derecha y dos a la izquierda.

Mis padres sabían y se hacían cruces, pero cada vez que madre se olvidaba las llaves de casa adentro de casa me hacía pasar a mí (o a mi hermana) por la reja que circundaba el garage. Eran esas rejas llamadas artísticas, de formas estrambóticas, por lo cual yo podía pasar (y lo hice hasta que tuve llave de mi casa, 17, ponéle) y una vez adentro trepaba por las rejas de una ventana, llegaba al dichoso cordoncito, que en realidad, ahora que lo pienso, era un techito angosto y de ahí al techo, del techo a la terraza, de la terraza a la escalera, de la escalera al patio, del patio a la puerta de la cocina y de ahí a la llave que abría la puerta de entrada principal. Todo esto mientras escuchaba el rosario de exclamaciones de mi abuela.

También podía ser que yo supiera que todas las puertas estaban cerradas con llave y nadie en my sweet home, entonces le pedía permiso a la vecina para entrar a su casa, trepar hasta la medianera y recorrer, por esos estrechos 15 centímetros de cornisa, el camino que me llevaba al dichoso techito que mencioné más arriba con el objetivo de sentarme en los escalones de la escalera o en la terraza o caminar por los techos hasta que llegara alguien y me abriera la puerta, pero del lado de adentro.

Debe ser por eso que nunca pierdo las llaves.

Tampoco perdí mi fascinación por los bordes. Debe ser por eso que me gusta balancearme con los brazos extendidos y mirar al cielo con los ojos bien abiertos, buscando una armonía que me permita anidar orillas sin temor a caerme.

viernes, 11 de septiembre de 2009

El ascenso y el descenso -por Santiago Kovadloff-

Es más largo pero todos lo conocen, así que escribo sólo la última parte de un poema atribuido a Berltolt Brecht, pero que le pertenece a Martin Niemöller:

Ahora me llevan a mí pero ya es tarde.

El año pasado yo decía que me habían colgado el cartel de enemiga, hoy somos cada vez los enemigos de este señor que está dominado por el afán de demostrar que quien detenta el poder es él y sólo él. Bien, dejemos al mesiánico autoritario hacer su aventura y en el proceso tratemos de resguardarnos lo mejor que podamos. Los que no lo van a lograr son aquellos a los que dice defender, que, cada vez, en mayor número pueblan las calles de la ciudad arrojados al más absoluto desamparo porque son números que no existen en los porcentajes oficiales que miden los índices de pobreza y de indigencia. Hipócrita.
Aún así, espero que se queden hasta el final del mandato. Aunque tengamos que escuchar una y otra vez cómo abusan de la cadena nacional para comunicar la irracionalidad, a esta altura, irracionalidad a secas, porque el nivel de contradicción es exponencial y ya no sólo es entre el decir y el hacer sino que contamina todas las áreas de ejercicio de esta gente. Y por supuesto, hay quien lo dice mejor que yo:


Pocas veces en la historia del país, la disconformidad de una mayoría con el gobierno de turno coincidió con una convicción tan generalizada de que el orden constitucional no debe verse quebrantado. Se trata de una lección aprendida. Tal vez la única que todo el arco opositor comparte con una administración cuyo desempeño es perjudicial para la Nación.

Hace poco menos de una década, la indignación de una comunidad que se sintió estafada por su dirigencia exigió a sus representantes que abandonaran la función pública. Hoy ya no es así. Es indiscutible que la calidad de esa dirigencia, considerada como un todo, aún deja mucho que desear. Pero la gente ya no le pide que desaparezca sino que se renueve y aprenda a desempeñarse como es debido. Ya nadie quiere nada fuera del orden constitucional vigente. Ya nadie cree que sin partidos políticos sea posible construir una democracia. Y si, con ellos, tal como son y proceden todavía, avanzar resulta difícil, sin ellos se hace imposible. La mayoría parece haber comprendido que la mejor manera de defender sus intereses cívicos y hacer oír sus reivindicaciones sectoriales -la única, en verdad- es fortaleciendo el sistema en que vivimos. Es así como en la Argentina encontramos dos culturas divergentes y antitéticas. Una que se ha aleccionado en sus fracasos; que ha hecho suyas las enseñanzas aportadas por la conciencia autocrítica. Esa cultura se expresa en la convicción de quienes creen que debe mejorarse la calidad de la acción parlamentaria, promover un centro políticamente abierto, tanto a la derecha como a la izquierda, desalentar el esquematismo ideológico, concebir el disenso como condición de posibilidad de acuerdos perdurables en los órdenes fundamentales. La otra cultura la encarnan quienes quieren frenar la búsqueda de mayor fortaleza democrática. Sus promotores luchan por imponer liderazgos excluyentes, vulnerar las instituciones con su instrumentación autoritaria, utilizar la pobreza para asegurarse un electorado cautivo.

Aun con todos sus vaivenes, la primera es una cultura en ascenso (la expresión pertenece a Alan Clutterbuck). La segunda, ateniéndonos siempre a la predilección popular, es una cultura en repliegue, descendente. Y está en repliegue por el creciente desapego de la ciudadanía a la intolerancia, al menoscabo de la libertad de expresión, a la crispación discursiva engolfada en consignas estentóreas y vacías de pensamiento; por la desesperación que genera la falta de trabajo. Autocrática y conservadora, aunque enmascarada en los enunciados de un presunto progresismo, la cultura descendente instrumenta la ley para hacer prosperar sus negociados.

La cultura en ascenso, en cambio, va aprendiendo a prescindir de los maniqueísmos. Se hartó de la vocinglería mistificadora que impugna la complejidad de los hechos y destruye la producción. Del envilecimiento del Estado, del partido único, de la hipocresía, de la concentración del poder en manos de un iluminado.

La cultura ascendente está abierta al mundo. A la innovación que es aliada del porvenir y no al pasado que es cómplice de la repetición. La cultura en ascenso sabe que puede haber un país alternativo al que extrae sus beneficios de la siembra de hostilidad. Y lo quiere ver crecer. De su parte está el cansancio aportado por tantos desatinos y frustraciones. Un capital que la cultura en descenso, ciega a su propia mediocridad, se empecina en desconocer.

Para La Nación, por Santiago Kovadloff







sábado, 5 de septiembre de 2009

Mami, qué querés...


La noche tiene esa cosa de reflejos que te abordan en cualquier esquina.
En lo que dura un parpadeo cambia tu percepción. Como si se hubiera abierto una puerta que te deja en esta foto y vos mirás y pensás: enloquecí, o no.
Las perspectivas que se abren son asombrosas, podés vagar en el borde del delirio, asumir la vida como alucinación -un silogismo falso, ponéle- o porfiar sentidos estrictos, definiciones cerradas, significados acotados que dejen bien clarito que una silla es silla y no otra cosa.
Podés elegir vivir montado en un carrousel o en la rueda de la fortuna -rogando que se detenga bien arriba y te quedás ahí, balanceándote, tan cerca de esa luna-. Podés elegir viajar de luz en luz con los ojos cerrados y abrirlos cuando se pone oscuro y dejarte recorrer por el Vacío. Buscando la Nada algunos encuentran Todo.
Y están los que encuentran todo el tiempo otra cosa, nunca lo que buscan. Entonces te preguntás ¿no sería hora de que acepten eso que se encuentran y se dejen de joder? Vos podés decir: pero eso es resignarse. Y otro más puede acotar: si encontrás siempre otra cosa o encaraste mal la búsqueda o realmente querés encontrar siempre otra cosa para poder quejarte y echarle la culpa a los demás de lo que te pasa. Y puede venir Pepe y alegar: para encontrar lo que quiero tengo que buscar lo que no quiero. Las alternativas son infinitas y se despliegan en espiral. Y parece que estás en el mismo punto, pero no. Maravillosa dialéctica, dicen unos. Me cago en la antítesis, dicen otros.

Mi hija lo acaba de decir así:

-Mami, que querés ¿rombo o cuadrado?

No sabe que me dio dos puntos de vista con una sola cosa.

lunes, 31 de agosto de 2009

El mal argentino - por Santiago Kovadloff

Hagamos un poco de filosofía. Enseña Anaxágoras, griego remoto y eminente volcado a la cosmología, que el Todo es más que la suma de las partes. Si es cierto que algo de la inteligencia de ese Todo palpita en cada una de ellas, ninguna de esas partes cuenta, sin embargo, con la riqueza incomparable del conjunto, que privilegia siempre la unidad sobre la fragmentación.

Inscribamos esta reflexión venerable en el prosaico medio político argentino. Bueno es recordar su enseñanza en horas como éstas. El país sigue empecinado en escindirse. Divide aguas, con incansable encono, entre quienes todo quieren verlo reducido al segmento del que son voceros y quienes se jactan de representar a la mayoría y no apenas a una fracción del conjunto.

Esta feroz atomización, esta guerra incansable de todos contra todos, encuentra las raíces de su invicta inoperancia en los dilemas más antiguos e irresueltos de nuestra historia. Ni la república ni el federalismo arraigaron en nuestro suelo. La Organización Nacional no terminó de disolver, mediante sus demandas e ideales, el espíritu beligerante y aislacionista que la precedió y que tanto contribuyó a que tuvieran que transcurrir casi cuatro décadas entre la independencia y el año 1854, para que las armas cedieran, en parte, su lugar a las palabras.

No cabe esperar nada de nadie que no se decida a dejar de confundir lo que representa con lo que la Argentina necesita. Una cosa es que su aporte pueda contribuir a lo indispensable. Otra cosa es que se crea que ese aporte pueda equivaler, aisladamente, a lo indispensable.

Si la palabra "sectorial" es legítima, lo es en la búsqueda de consensos que superen su propio valor relativo mediante la integración con otras voces que no son la suya. Tanto el oficialismo como la oposición adolecen de esta propensión crónica al reduccionismo, vieja y nefasta costumbre que viene echando a perder la posibilidad de que pasemos a ser una nación y dejemos de ser el pavoroso conglomerado en el que hoy nos debatimos.

Los requisitos exigidos por el arte del diálogo parecen superar ampliamente los recursos subjetivos de quienes se llenan la boca reivindicándolo. Es evidente que, si no se lo empieza a compaginar desde ya, en el Parlamento venidero no quedará armado el rompecabezas que debe vertebrar la oposición para convertirse en algo más que una jauría de disidentes.

Casi siempre es así: lo que mañana pueda suceder será consecuencia, en alta medida, de las cosas que ocurran hoy. Los detalles son impredecibles pero no, necesariamente, la marcha del proceso.

Néstor Kirchner no ha hecho más que capitalizar a su favor esta proclividad a las divisiones enconadas. Puede decirse con igual acierto que él las alienta tanto como que las ha encontrado constituidas y a su disposición cada vez que necesitó valerse de ellas. Su vigencia mucho debe a la egolatría, ampliamente arraigada en toda nuestra dirigencia. ¿De qué diálogo frustrado con el oficialismo hablan quienes entre sí andan a las dentelladas? Si nos atenemos a las evidencias arrojadas por la conducta de los líderes opositores, poco se ha ganado en clarificación y mucho, en cambio, en incertidumbre. Romper con esta propensión a la intolerancia recíproca es, posiblemente, el desafío más hondo que plantea la necesidad de que el Bicentenario nos encuentre consagrados a la reconstrucción del país. Y está más que visto que no puede esperarse que Néstor Kirchner trabaje por la unidad en la diversidad y la superación de las divisiones.

Lo suyo es la autocracia, una larga y oscura tradición entre nosotros. Néstor Kirchner vive de los réditos que le permite cosechar la desunión de los argentinos. Nadie como él, en los tiempos recientes, ha sabido aprovechar en beneficio propio este mal de los argentinos. La ineptitud política demostrada a lo largo de los últimos cinco lustros para dejar atrás el autoritarismo le han permitido avanzar hasta donde avanzó y seguir creyendo, pese a todos los tropiezos, que puede ir más lejos todavía.

Hagamos ahora un poco de psicopatología. La de Néstor Kirchner es una autocracia perfecta porque se funda en el ejercicio de la perversión. ¿Qué es un perverso? El perverso llega adonde el neurótico no se atreve a llegar. Ante la barrera que le impone la ley, el neurótico se detiene. No así el perverso. Este desconoce la legitimidad de todo intento de acotar su deseo. En él, osadía e impermeabilidad a la ley son sinónimos. El neurótico, en cambio, acata la norma, se subordina al límite. La ley en él puede más que su afán de desmesura.

Lo que al neurótico le impide burlar el mandato de la ley, transgredirlo, es, más allá de la convicción, la angustia. El perverso es insensible a la angustia. La siembra, pero no la padece. El goce que busca lo impulsa a violentarla. Y la violenta. De modo que la relación del perverso con la ley es, en términos psicoanalíticos, renegatoria.

Un ejemplo: si la opinión ciudadana, a través del pronunciamiento electoral, ordena al perverso que ejerce el poder que se detenga e introduzca un giro en sus políticas públicas, éste le dará la espalda a lo que se le exige y refrendará la vigencia de lo que el voto ha impugnado. Su goce no admite ninguna restricción.

Es lo que, una vez más, acaba de evidenciar Néstor Kirchner. Al preservar intacto lo que legítimamente ha sido desacreditado por el voto popular, consuma una auténtica restauración conservadora. Capitalizando en su provecho las desmesuras parlamentarias del pasado, se acantona en la transgresión vigente, acentuándola.

La iniciativa política está de su lado porque de su lado está la posibilidad de desoír la ley como un límite inviolable. Ese muro de contención a la perversión y al desenfreno que la mayoría de la sociedad se impacienta por ver erigido demanda a los líderes opositores que abandonen el culto narcisista del espíritu de secesión. Es ese culto intocado el que debilita su fuerza representativa y los estanca en el incumplimiento de lo que se les exige hacer. Si ellos no logran superar su actual segmentación será porque no han sido capaces de anteponer, a cualquier otro deseo, lo que la voluntad popular les reclama.

También aquí, en tal caso, estaría operando la perversión. Y si el proyecto que los opositores deberían constituir no termina de configurarse será porque la vieja política, en ellos, es un ideal tan poderoso como en Néstor Kirchner.

Por el momento, entonces, hay que decir que si Néstor Kirchner no registra el mensaje de las urnas, los vencedores del 28 de junio tampoco parecerían entenderlo.

Aquél, porque no acepta haber sido derrotado. Estos, porque no ofrecen pruebas cabales de haber comprendido para qué se les dio el triunfo parcial al que cada uno se hizo acreedor.

Es lenta la marcha por el camino constitucional. Pero es la única indispensable en la búsqueda de las soluciones necesarias para reconvertir el país en nación. Es razonable que la impaciencia social se manifieste como demanda de más y más apego a la ley. Pero ella misma debe ser siempre expresión inconfundible de ese apego.

Sólo dentro de la ley es posible sanear nuestra cultura cívica. Fuera de ella no hay posibilidad alguna de que el pasado se convierta en Historia. Néstor Kirchner ya ejerce su intendencia política de espaldas a la voluntad de la mayoría. Se ha dicho y se ha repetido con acierto que el otro no existe para él más que como apéndice de su voluntad. Los opositores no han dado pruebas todavía de que han sido capaces de apartarse de una buena vez de esa misma fascinación por el monólogo. La sociedad, en cambio, tiene claro lo que el país necesita. Entre el pasado y el futuro, ha optado por el porvenir.

jueves, 27 de agosto de 2009

Molineros del Borda

En el Hospital Neuropsiquiátrico José T. Borda funciona un programa de alta, donde algunos pacientes trabajan el tema de su externación.

Se hacen distintas actividades y una de ellas es la de los 'Molineros del Borda'.
Aquí fabrican papel artesanal con el cual hacen tarjetas de casamiento, de cumpleaños, personales, diplomas y varias cosas más. Tienen muy buena calidad de papel y buenos precios.

La propuesta es que hagamos entre todos una cadena de mail para que este emprendimiento pueda hacerse conocer cada vez más. Ellos necesitan trabajar, y cada producción que hacen y venden es un ingreso y esto, como para cualquier persona, es necesario y gratificante para ellos..
Estamos enviando la dirección de mail y el teléfono para que cualquiera que necesite alguna tarjeta pueda comunicacarse a:

molinerosdelborda@yahoo.com.ar
o al teléfono: 4304-5546

miércoles, 26 de agosto de 2009

Punto cadena

Hacía mil que no posteaba un meme. Vamos a seguirlo a Guty que pasó la posta a quien quisiera y yo quise.
Ah! Reglas (peren que las voy a buscar al blog de Guty porque no me acuerdo)...

A.garrar el libro más cercano.
B.uscar la página 161.
C.itar la 5ta frase en el blog.
D.elegar la tarea a otros 5 blog

Yo no le paso la tarea nadie, el que la quiera la hace ;-)

El libro más cercano es uno de Savater, "Idea de Nietzsche" y la frase es:

Fue sin duda una apuesta arriesgada, contradictoria, a veces cruel y a menudo marcada por un voluntarismo caprichosamente desabrido, pero que abrió una línea de actividad teórica seguida de un modo u otro por lo más audazmente anticonformista del pensamiento contemporáneo.

lunes, 24 de agosto de 2009

El secreto de sus ojos

Debería estar estudiando, justamente, unos apuntes de ética. Pero recién volví del cine. Fuimos a ver la película del título Vic, su media naranja y yo . Siempre me pasan cosas buenas con esta chica, no hay nada que hacerle, cuando alguien es grande, es grande.

Vayan a verla todos los que crean:

"Para atrás, no es mi jurisdicción. Me declaro incompetente".

Y los que sostengan que el hombre cambia de vida, de apariencia, de gustos, pero sienta que

"el hombre no cambia de pasión".

Si quieren que les diga de qué se trata, les puedo decir que es una película sobre el amor, la amistad, el dolor, la pérdida y la justicia, esa que a veces se parece tanto a la venganza. Y de algo más, pero pasa justo en el final y no se los voy a decir.

Arranca con una estética impresionante, sigue con una historia de puta madre y cuando digo de puta madre, digo mi vida, la tuya, ese pedacito heroico que cada uno ha vivido, esa tragedia que nos dejó devastados, la ilusión hecha añicos, el sueño recuperado.

Porque no se necesitan vidas dignas de biografía universal, Nobel y medalla al mérito. No, tu vida alcanza, porque te levantaste el día que no querías, justo el día que querías decir basta y mandar todo a la mierda y no lo hiciste; porque abriste los ojos y de golpe inauguraste un mundo nuevo y no sabés por qué ni te importa; porque batallás tu lucha cotidiana, tal vez cansado, pero dispuesto; porque le encontrás la vuelta a la sonrisa que no te quiere salir pero tu hijo se la merece; porque no buscaste excusas o sí y va fangulo; porque todavía te cuestionás; porque estás, porque sos.

martes, 18 de agosto de 2009

.1.

escándalo de lenguas
besos líquidos
fusión evanescente



Post Scriptum: saqué la bellísima imagen la que estan escritas estas palabras porque recibí una visita del lugar de dónde la saqué y no sea cosa que tenga que pagar derechos de autor cuando no era mi intención lucrar con la foto.

domingo, 16 de agosto de 2009

Triste cóctel de escándalo, demagogia y palabrerío - por Luis Gregorich

Las declaraciones críticas e irónicas de la Presidenta sobre la riqueza y los ricos en la Argentina de hoy, agregadas a la especie de manifiesto lanzado por un grupo de intelectuales oficialistas (en su mayoría pertenecientes a Carta Abierta) en apoyo de Luis D´Elía y su "odio" a la oligarquía y otra vez a los "ricos", causan escándalo y tristeza a la vez.

Ya parecía indefendible que los defensores pensantes del Gobierno propugnaran ese odio, justo después de la difusión del monto de bienes patrimoniales del matrimonio presidencial, holgadamente millonarios. ¡Ahora es la Presidenta, en una suprema contradicción, la que se ataca a sí misma!

Por favor, un poco de racionalidad y cuidado en el uso de las palabras. O traten de explicarnos cuáles son los ricos buenos y cuáles los ricos malos, para que podamos entendernos.

Debo confesar que tengo ciertos prejuicios, literarios, éticos y personales, hacia la gente rica en general. Vivo, desde hace más de 30 años, en un departamento de 80 metros cuadrados en Caballito, atiborrado de libros y discos, en el que no cabe nada más, y experimento un poco de envidia hacia los que disponen de casas más amplias y cómodas.

También miro, seguramente con una pizca de resentimiento, a los que pueden viajar a lugares que ya nunca veré. Pero hago lo posible para evitar el odio, que nos degrada como ciudadanos y nos rebaja como personas.

Además, puesto en la encrucijada de optar por una clase social -si es que existe una categoría tal en términos absolutos- elijo la mía, la clase media, que tengo el orgullo de compartir con muchos artistas, maestros, profesionales y -no tengo dudas- con buena parte de las mejores figuras de nuestra historia.

Permítame que le aconseje, con todo respeto, señora Presidenta, que usted también siga por ese camino, el de la clase media de la que proviene, y no la de los ricos a la que ha accedido.

Dejemos de lado la demagogia y el palabrerío para halagar a los pobres; combatamos, sencillamente, la pobreza, lucha en la que usted tendrá el apoyo de todas las fuerzas políticas y sociales, y en la que le deseamos la mejor suerte.

Y benditos sean, como ocurría con nuestros abuelos, no los que han podido enriquecerse vertiginosamente, sino los que con esfuerzo, educación y trabajo se han incorporado a la clase media, o se han mantenido en ella, sin cortejar a los pobres, a los que hay sacar de su pobreza, ni odiar a los ricos, a los que hay que cobrarles los impuestos.

El autor es escritor. Fue subsecretario de Cultura de la Nación durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

De noche pero contenta

Digo, por el cambio de plantilla. ¿Ta bonita, no? La noche azul con árboles que resplandecen y mariposas negras.

Las pasiones sueltas vinieron de la mano del nuevo template, no sé si faltan algunas. Con tiempo iré viendo. Todavía faltan cositas que tenía en la sidebar, y las tengo que acomodar. Y sobre todo tengo que agradecer.

En este posto iba a contestar uno por uno por los bonitos comentarios que me dejaron en "Duda". Pero me voy a concentrar en el de Uninvited, los demás no se enojen, lo que pasa que Gaby es muy especial para mí, porque cuando le digo brother, se lo digo en serio, y cuando él me dice "sis", me da cosita en el alma.

Y la cosa es que tiene razón. ¿Cómo voy a sacar los carteles con los cumpleaños de ustedes? Y la foto de la Coca, o dejar a los demás sin los links que los llevan a sus espacios...Hacer eso hubiera sido muy egoísta. Y Gaby dice algo que es cierto: tiene derecho a pedirme que no borre el blog por todas esas cosas que dice en el comment.

Así que la cosa es esta, pasearé cuando pueda por mi espacio, cuando pueda opinaré en los suyos, porque siempre que puedo los leo vía Bloglines. Trataré de no sentirme culpable. Porque además, descubrí algo, y por favor entiéndalo en el sentido en que lo digo: cuando escribo en mi blog ya no espero comentarios, los deseo, me gustan, me halagan (ya sea porque acuerdan o porque no). Cuando digo no espero, digo, escribo porque es mi catarsis, porque es mi manera de ser y estar en el mundo, y eso que es la vida no espera comentarios, espera encuentros. Para que quede clarito: cuando escribo, escribo para encontrarte. Y cuando tengo la dicha de poder ir más allá de leerte en Bloglines, y entro a tu casa es porque fui a buscarte. Por eso lamento tanto que no todos vayan a la cantina de Zorgin, porque ese blog es como un living enorme, un tránsito de almas donde se produce el encuentro del que hablo....en un solo lugar.

Porque, y acabo de darme cuenta, he llegado a un punto con ustedes en que sus blogs fueron trascendidos por sus personas (no sus personajes) y a veces tengo la fantasía de que estoy en el patio de la Chiru, o en el jardín de Sonia mirando la mancha en la pared -esa de la virgen-, o escapándome del arco de Ginger, o mezclándole las letras a Duda. O viéndola a Mechi decir como dice y con ganas de volver a los 20 y parecerme a ella, por ejemplo. Imaginarme en Montevideo con Trenaluna, comiendo en algún bolichito del puerto mientras la ayudo a desatascar soles. Sacando fotos con Submarino. Alcanzándole a Zorgin los ingredientes para mi negroni. Puteándolo a Mich porque no me llevó a Barcelona. Dándole al Amperio el abrazo peronista en la Quentaqui y tratando de unir los ojos de Cele con la cara de la Leevon.
Tomando mate con facturas con mi brother, mirando pelis con Vic y Enemn, jugando en la nieve que no vi con Dosto y los chicos, encontrando a la princesa Luisa en el libro de princesas que me regaló. Tomando los daiquiris que prepara Gabu...y puedo seguir eternamente.

Y me dirán, see, seee, pero para trascender antes tuviste que que ser prosaica y comentar, sí sí y no no. Y como está tronando lindo, me voy a dormir arrullada en truenos. Las tormentas me encantan.

lunes, 20 de julio de 2009

Qué pasó??

Quién carajo me afanó mis pasiones sueltas que ya no están más a mi izquierda? eh? eh?
Y los pajaritos de ahí arriba??

Qué carajo le pasa a mi plantisha?

En fin, cuando se me pase la bronca voy a contestar los bonitos comentarios del otro posto, cosa para la cual entré al blog y me encuentro con este desagradable incidente.

Este finde espero recuperar las cosas.

Besotes y gracias y feliz día.

Post Scriptum: alguien sabe desde cuándo me faltan los links???


domingo, 5 de julio de 2009

Duda


Duda como incapacidad de decidir es algo que no permito mucho porque suelo ser expeditiva como buena persona impulsiva que soy. Mediterránea, como dice esposo.
Duda como registro de matices, como aquello que me permite instalarme en la capacidad de desmenuzar conceptos, ideas, sentimientos, emociones es algo que se me da mejor.

Pero la duda a la que me refiero es la primera. No sé si cerrar el blog, esto es un delete enorme que borraría de cuajo casi tres años de actividad en la matrix (el cumpleblog es en seis días, dice el cosito que tengo ahí en la sidebar) o NO.

Este posto no es un pedido de opinión, no porque no me interese, sino porque como todas las decisiones, aún las triviales, como puede ser ésta, son personales. Es, tal vez, una manera de preguntarme a mí misma qué quiero hacer. Por lo pronto ya casi no paseo por los blogs porque estoy con muchas cosas que me quitan tiempo, porque leerlos es un proceso de atención que yo me tomo en serio y responder de acuerdo a eso me lleva horas que ya no tengo; porque no se muy bien qué postear sin sentir que me repito. Porque hay cosas que se rompieron irremediablemente y no sé muy bien qué hacer con eso en este momento.

No saber qué decisión tomar me rompe soberanamente las pelotas. Y esas vías se ven tan deseables...

miércoles, 1 de julio de 2009

Hace falta



Esto es lo que no hay, ni en el gobierno, ni en dirigentes sociales ni en algunos sectores de la población.

Gente: no pensemos en que nos adelantaron las vacaciones de invierno porque NO ES ASÍ. Lo que hay es una suspensión de clases para intentar hacer algo que frene los contagios de una enfermedad que demostró ser mortal.

No se puede apelar al autoaislamiento, hay que tomar medidas concretas que impidan la concentración de la gente para así impedir la propagación de la enfermedad. Empatía y compromiso no son palabras que figuren en la agenda política ni social de este gobierno y que yo recuerde, de ninguno, sin embargo, los gobernadores empezaron a hacer lo posible para parar esta locura en la que la inacción, el ocultamiento y el interés político tiene mucho que ver. Y sino pregúntenle a Ocaña.

Tenemos que ser serios, y responsables, cuidar a nuestros hijos, a nuestro semejantes, cuidarnos todos. Poner por encima de nuestro interés, el interés común. Y no sólo por esta enfermedad.

Este video es una muestra de lo que podemos lograr si nos ponemos por un momento en el lugar del otro, si por un instante intentamos comprender el mundo desde la mirada del otro. No implica darle la razón ni cambiar nuestros valores, es solamente la capacidad de ver lo que el otro ve desde su propio lugar, implica compresión y respeto, aceptarlo como un ser distinto de mí con el que puedo construir aunque no esté de acuerdo.

Hasta ahora el egoísmo, la visión distorsionada, la mentira, tapar el sol con un dedo, cuidar de mi propio interés no dio resultado. Probemos otra cosa, probemos crecer, madurar y ser solidarios. La construcción de la patria grande no se hace en mesas de café ni en conciliábulos a espalda a de la gente, ni negando realidades ni haciendo lecturas maniqueas de esa realidad, ni con gestos más parecidos al berrinche infantil que a la grandeza de una decisión basada en el bien común, ni aferrándose a la propia percepción cuando ésta demostró que no se adecua ni a las exigencias ni a los desafíos de la construcción de una sociedad distinta. No olvidemos que los dirigentes que tenemos salen de esta sociedad que somos. En ese sentido, tenemos lo que merecemos. Y va siendo hora de merecer algo mejor. Pero eso es responsabilidad de todos.

viernes, 5 de junio de 2009

Nuestro oscuro país - por Santiago Kovadloff

Un vicepresidente que no se identifica con el gobierno al que representa.

Un gobernador e intendentes municipales que, sin renunciar a sus funciones, se postulan como candidatos a legisladores, lo que da a entender que, si llegaran a ser elegidos, tal vez no asumirían sus bancas.

Un ex presidente que, en los hechos, concentra poco menos que la suma del poder público, pero que advierte con énfasis profético sobre los males que destruirían la democracia si la oposición ganara más espacio parlamentario.

Una presidenta que ha delegado la médula de sus atribuciones en quien no fue elegido para encarnarlas y que, sin embargo, no vacila en acusar a sus adversarios de empeñarse en quebrantar el orden constitucional.

Fantasmagóricos ministros y secretarios de Estado que no tienen responsabilidad propia en el ejercicio de sus funciones.

Una política exterior que no parece conocer otro desvelo que el de afianzar sus vínculos con Venezuela.

Una política interior que ha hecho del federalismo un mercado de prebendas.

Un Gobierno que arrastra, desde hace ya más de un año, un conflicto con los productores del campo, sin dar muestras de querer solucionarlo.

Protestas agropecuarias que rebasan el cauce legal, como la muy reciente de Lobería, en la que algunos chacareros se comportaron como marginales ante un gobernador que, para probar su popularidad, se presentó en el lugar, custodiado por trescientos agentes de policía.

Una Argentina que, mientras se acerca a sus dos siglos de vida, acentúa, para celebrarlos, la posibilidad de terminar importando trigo y carne, en lugar de exportarlos.

Una Argentina, en suma, que habiendo sido ejemplar en el orden educativo, hoy cuenta con maestros maniatados por salarios indignos, mientras que se los priva de la indispensable capacitación. Y con maestras amenazadas y golpeadas por sus alumnos que, para poder enseñar, reclaman protección a la Justicia.

Tal es la trama de este laberinto de pesares que hacen del nuestro un oscuro país. A semejante decadencia han contribuido generaciones sucesivas de dirigentes que, a la luz de nuestras desgracias, parecen hermanados por una misma incultura republicana; ineptas, todas ellas, para dar sustento perdurable a un ideal de crecimiento y equidad social capaz de traducirse en políticas públicas de veras progresistas.

De este escenario de arbitrariedades, bajezas de toda laya y pobrezas discursivas con las que podría componerse una antología mayor del desatino, sólo se empezará a salir de la mano de quienes, desde un Parlamento razonablemente renovado, contribuyan a hacer de la ley un axioma no negociable.

La ley son esas columnas de Hércules que acotan la desmesura, las arbitrariedades de un poder que se quiere ilimitado. Y lo hacen mediante un señalamiento formulado en nombre de la prudencia que requiere el bien común: nec plus ultra ("no más allá"). Cuando se desconoce el límite que la ley fija a la intención despótica, se cae en la incivilidad, que es la configuración social que asume el desenfreno. Es el turno, entonces, de las conductas que degradan la convivencia y convierten lo político en obligado vasallaje a las imposiciones del transgresor más hábil y más fuerte.

Hacia ese horizonte sombrío de creciente ilegalidad se ha ido deslizando nuestro país. Allí lo tenemos hoy, chapoteando en su inoperancia, en su inconsistencia jurídica, en su descrédito internacional y en su desorientación interna.

No hay nada más lamentable en las gestiones desplegadas por los dos últimos gobiernos que el hecho de que se hayan sumado, con inocultable vehemencia, a las filas de quienes, antes que ellos, se convirtieron en sepultureros de la ley.

Pero, aun así, en este escenario convulsionado por las descalificaciones y los enconos en los que parece encontrar su deleite más intenso la dirigencia política, la gente de a pie, la ciudadanía, hace saber, invariablemente, a quien esté dispuesto a oírlo, que el ideal de una vida regida por la Constitución nacional está en el centro de sus aspiraciones cívicas.

Nadie en sus cabales adhiere ya, en esta aleccionada Argentina de comienzos del siglo XXI, a la arcaica expectativa de ver quebrantado el orden constitucional. Y por eso, las distorsiones que desde el poder se introducen en ese orden indispensable inquietan a un pueblo que sabe que no tiene porvenir innovador fuera de la ley.

En esta democracia, tan necesaria como desvaída y turbulenta, el cumplimiento íntegro de su mandato, por parte de la presidenta de la República, constituye una esperanza unánime de los argentinos y por él velamos todos, incluso, y ante todo, los que no coincidimos con el curso impreso a su gestión.

Mientras tanto, el Gobierno debe prepararse para aceptar la valla que, en el marco parlamentario, pueda imponer a sus pretensiones el espíritu de la ley. Tendrá que aprender la más ardua de las lecciones a las que podría verse enfrentada su natural propensión a la autosuficiencia y la soberbia: a escuchar, a debatir, a concertar.

Para el Parlamento, a su vez, ello podría significar el inicio de un ciclo de rehabilitación moral, no sólo operativa.

Muchos son aún los que sostienen que la Argentina debe tocar fondo para empezar a recuperarse. Desconfío de la fecundidad de los procesos históricos que demandan un apocalipsis para que se produzca luego un venturoso resurgimiento.

Esta creencia se inspira en una lógica vetusta y varias veces remozada por los sucesivos seudoprogresismos. Lejos de ello, de lo que se trata, a mi entender, es de evitar que el mal siga profundizándose. Y para que así ocurra lo requerido hoy, a lo que todo indica, es la rápida reconstrucción de los partidos políticos. De ellos, de lo que no supieron ser cuando tanta falta hacía que lo fueran, de su penosa descomposición ulterior, resulta, en gran medida, esta declinación dramática de los espacios participativos apropiados para contrarrestar la errancia social. Errancia que, con frecuencia, pasa de la protesta a la violencia para descubrir, más tarde o más temprano, que ella de nada sirve como cauce transformador de su disconformidad. La democracia directa, el disenso ejercido y manifestado con prescindencia de las mediaciones e investiduras correspondientes, culmina siempre en eso que tanto abunda hoy: la preeminencia del garrote sobre la palabra. Y es innegable que la fragilidad institucional de la Argentina alienta el descrédito de los mecanismos representativos. Por eso, lo que el país pide a sus gobernantes es que no sigan homologando su tarea al empecinamiento con que tratan de sostener sus ambiciones personales. Y se lo está pidiendo porque de ese reduccionismo, y no de otra parte, es de donde puede brotar la prenunciada catástrofe con la que el oficialismo amenaza en caso de perder la mayoría parlamentaria. Dígase, de paso, por si no se lo ha advertido, que identificar la salud del sistema democrático con la hegemonía siempre invicta de los criterios propios ya es estar fuera del sistema democrático.

Estamos, en fin, ante una Argentina que no deja de mostrarse a merced de las jaurías hambrientas que se disputan el monopolio de los recursos del Estado y los aportes privados. Para reorientarse, para refortalecerse, tendrá que optar por un marco institucional más sólido y sano. Sólo entonces nuestro país empezará a dejar de ser un celebrante del pasado, un devoto de la repetición y de la obsecuencia con el delito.

En La Nación del viernes 5 de junio

lunes, 1 de junio de 2009

Manual de excusas psicoanalíticas

Los que se analizan y sus terapeutas...

*No enferman, somatizan

*No estudian, subliman

*No tienen ocurrencias, tienen insight

*No se equivocan, tienen actos fallidos

*No cambian de idea, resignifican

*No hacen disparates, despliegan su creatividad

*No hablan, verbalizan

*No conversan, puntúan

*No responden, interpretan

*No dicen estupideces, asocian libremente

*No se desahogan, hacen catarsis

*No te bancan, te contienen

*No hablan por teléfono, se comunican de inconsciente a inconsciente

*No son pesados, tienen una ligera compulsión a la repetición

*No resuelven sus problemas, elaboran sus conflictos

*Los psicoanalistas no se enamoran, hacen transferencia

*Los psicoanalistas no padecen la crisis, están atravesados por el malestar

*Los psicoanalistas no tienen sexo, liberan la libido


Gracias a la otra parte de mí que me lo envió por email.

domingo, 17 de mayo de 2009

Desatemos el silencio

Ayer, junto a dos amigas y compañeras, fui a un curso de Psicopatología del abuso sexual infantil.

No les voy a hablar de padres psicópatas (para algunos), perversos (para otros). Ni de las madres entregadoras. Pero les voy a pedir algo: seamos capaces de ayudar a esos niños a encontrar la voz para hablar de lo que les pasa o démosles la nuestra.




jueves, 7 de mayo de 2009

Tentación

No le avisé. Simplemente abrí la puerta, él me vio. Nadie detrás de mí. Fugaz, casi imperceptible, el asombro en su mirada.

Pero no estaba solo. Charlamos un rato, me reí, escuché, me interesé. Hasta que me levanté, me coloqué atrás de vos, apoyé los brazos en tus hombros, dejé vagar mis manos por tu pecho, escondí la cara en tu cuello y me reí bajito mientras te besaba despacio. El mensaje fue clarísimo, se levantó, saludó y se fue.

Nos quedamos solos, nos empezamos a acechar, la ropa sobraba y como lo que sobra se quita, quedó hecha montones esparcidos por aquí y por allí. Lo que sucedió después fue un aperitivo.

Salimos. Era de noche y salimos. SOLOS. Caminamos de la mano, parábamos en las esquinas, frotaba mi cara en su barba, le recorría la boca con la lengua. Desvergonzada como una adolescente con un ataque de hormonas. Feliz de la vida.

Encontramos un bar, vos un whisky, yo un negroni. Charlamos de esto, de aquello y boludeces también. Fuimos a una librería de esas que están abiertas buena parte de la noche y de golpe me miraste, me agarraste de la mano y con voz ronca me dijiste "vamos".

Salimos del ascensor en una burbuja y esta vez ni siquiera nos sacamos la ropa. Después sí, pero ahí ya estábamos en la cama. Pero algo pasaba porque no pudimos dormir hasta mucho rato después.

El domingo nos encontró enroscados en una batalla de piel, sudor y gemidos. Los de arriba y los de abajo, me escucharon. TODO el tiempo.

Hasta que fuimos juntos a buscarla a la casa del primo.

Pero el lunes a la mañana, la pulsión seguía buscando su descarga y ni vos ni yo estábamos para negarnos. Y esta vez escandalizamos a todo el edificio.

La voy a llevar más seguido a lo del primo.

domingo, 19 de abril de 2009

Regalo



Cada tanto hay bloggers que piensan que otros bloggers merecen una distinción. Bueno, hace un tiempo atrás, cuando andaba missing, mi querida Mechi, pensó eso, que mi blog merece una distinción. Y se lo agradecí pero no cumplí con los pasos a seguir y es importante hacerlo porque nadie en la vida tiene la obligación de considerarte y cuando lo hacen es lindo y más aún, devolver el gesto.

Por lo tanto, estos son los pasos:

1º.-Exhibir la imagen del sello
2º.-Poner el enlace de la persona que te lo ha regalado.
3º.-Elegir 10 personas para pasárselo.
4º.- Escribirles un mensaje en su blog para que se enteren de su premio

El 1 y el 2 ya están, me queda elegir a 10...

¿¿¿Quién es la cantada acá???? LA CHIRU

VIC, occccvio

DUDA, desde shá

ZORGIN, maestro

GABU, nada que agregar porque Gabu ES Gabu

AMPERIO, compadre

SONIA, otra que es QUIEN es y eso lo dice todo

UNINVITED, fighteeeeeeeeeeeeeeeeeeeerrrr

DOSTO, en movimiento permanente

MECHI, porque a los 22 años me hubiera gustado ser como ella en muchas cosas

Post Scriptum: más tarde paso por los blogs a dejar el mensajito y contesto los comentarios del posto que está abajo (tengo fiaca).

Ah! los dejo escuchando esto:






martes, 14 de abril de 2009

Piruetas


Un día y otro más porque el juego es ese, una rayuela que tiene dos infiernos sin límites y una esperanza bordada en la salida que nadie encuentra, una extraña puerta que se abre a lo desconocido y vos ahí en una luz que llega hasta la mitad de algún lugar.
Y de pronto te preguntás si el no-lugar existe. Si se puede ser y no estar. Si se puede estar y no ser. Si ser-estar no será más bien un borde surrealista, un algo creado por mí, una fantasía de muchos jugadores y algunas marionetas con los hilos gastados. Un despliegue de pierrots agotados, de caballitos de mar infieles, de soledades incandescentes por elegidas y por herejes.
Y todo este sinsentido sentido para saber si siento, en qué parte la sangre salió de cauce y se derrama por allí, sin orden ni concierto, vagabunda marcha en noctámbulos espejos. Porque entre vos y yo no hay diferencias, sólo extraños desencuentros, un vos allá y yo acá ni una frontera con reglas claras y precisas, sólo límites difusos que nos detienen en un perpetuo no saber cuándo parar o seguir.
Así vamos: como sueltos pero enlazados.

sábado, 28 de febrero de 2009

Beneficios del sexo

1. El sexo es un tratamiento de belleza.
Pruebas científicas han comprobado que cuando la mujer tiene relaciones produce gran cantidad de estrógeno, lo que vuelve el pelo brillante y suave.


2. Hacer el amor suave y relajadamente.
Reduce las posibilidades de sufrir dermatitis, espinillas y acné. El sudor producido limpia los poros y hace brillar su piel.

3. Hacer el amor quema todas esas calorías
... Que acumulaste en esa cena romántica.

4. El sexo es uno de los deportes más seguros. Fortalece y tonifica casi todos los músculos del cuerpo. Es más agradable que nadar 20 vueltas, y no necesitas zapatos especiales!

5. El sexo es una cura instantánea para la depresión.
Libera endorfinas en el flujo sanguíneo, creando un estado de euforia y dejándote con un sentimiento de bienestar.

6. Mientras más sexo tengas más posibilidades tienes de tener más.
Un cuerpo activo sexualmente contiene mayor cantidad de feromonas. Este sutil aroma excita al sexo opuesto!

7. El sexo es el tranquilizante más seguro del mundo.
ES 10 VECES MÁS EFECTIVO QUE EL VALIUM.

8. Besarse todos los días permite alejarse del dentista.
Los besos ayudan a la saliva a limpiar los dientes y disminuye la cantidad de ácido que causa el debilitamiento del esmalte.

9. El sexo alivia los dolores de cabeza.
Cada vez que haces el amor se alivia la tensión de las venas del cerebro.

10. Hacer mucho el amor puede despejar una congestión nasal.
El sexo es un antihistamínico natural. Ayuda a combatir el asma y las alergias de primavera.

viernes, 13 de febrero de 2009

viernes, 6 de febrero de 2009

sábado, 10 de enero de 2009

Y se va


A alcanzar su estrella

Como una especie de Mary Poppins moderna esperó el viento propicio
sin bajar nunca los brazos

Sin importar los obstáculos

Abriéndose paso hacia su sueño

Se va lejos

Y quiero que te acompañe esta canción, que escuchamos juntas, porque habla de deseos y encuentros

Te quiero tanto y te voy a extrañar tanto

No me quiero despedir de vos porque hoy todo me suena tan definitivo
aunque sepa que no es así
que nos vamos a seguir encontrando
pero distinto

No puedo manejar esta mezcla de dolor y alegría
porque el egoísmo puede más
y me gustaría que te quedes (que tu sueño esté acá)
sin embargo los sueños nos llevan más allá
siempre más allá
y está bien que así sea

Porque de algún modo, como la música, vas a estar a mi alrededor