Ir al contenido principal

Pobreza


La pobreza se traduce en ignorancia y enfermedades, en hambre y muerte. La pobreza es anónima. Tiene mil rostros y tantas orfandades. La pobreza no tiene un buen relacionista público. Damos vuelta la cara y creemos que desaparece. No nos gusta mirarnos en el espejo del desamparo, ver el hambre y la soledad, el dolor de ese otro que ya no tiene espacio para la rabia, sólo la inevitabilidad del sufrimiento en lo poco que queda de cuerpo y mente. Nadie nos enseña a sentirnos responsables. Y ser responsables no es despojarnos de lo mucho o poco que tengamos para entregarlo a quien lo necesita más que nosotros aunque donar ayude y sea necesario. Ser responsable es sumar nuestro esfuerzo, encauzarlo, hacerlo más grande, colectivo, que te importe a vos y a vos y a vos y a vos y a mí. Que él sea yo. Que ellos seamos nosotros. Que nosotros seamos la voz de los que no tienen ya ni eso. Que la injusticia nos duela, nos conmueva, nos dirija, nos mueva.

Si queremos alumbrar un nuevo mundo tenemos que parir conciencia.

Comentarios

.:. chirusa .:. dijo…
las imágenes son cachetadas, necesarias cachetadas
atandocabos dijo…
Flor de cachetadas, me adhiero al comentario de la Chirus.

Reparemos.
atandocabos dijo…
Flor de cachetadas, me adhiero al comentario de la Chirus.

Reparemos.
atandocabos dijo…
mucho más que 2 cachetadas como me salieron.
submarino dijo…
qué exageración, por un pequeño grupo de 848.000.000 de personas tanto lío.

hoy leía que con con el 1% de lo que están destinando EEUU y Europa para salvar a los bancos, el hambre sería un tema casi resuelto.

como se puede ser tan hijo de puta?
GABU dijo…
Y parir conciencias no es algo para lo que muchos parecen estar preparados,no?

P.D.:Como dije en lo de VICUS,confìo en hacer un ENORRRRRME eco en el èter!!

BESOTÒN :)
Manón dijo…
yo también sentí el latigazo de las cachetadas...

la banalidad mueve al mundo y lo que estas imagenes evidencian pareciera que no.
Luisa dijo…
Hace mucho que vi por primera vez ésas imágenes...lamentablemente siempre podemos hacer más de lo que hacemos o de lo que creemos que podemos permitirnos, conciencia quizás haya, lo que no hay es dinero o ganas de apartar un poco para eso.
Yo,o bueno,nosotros con 4 hijos en pleno crecimiento y educación,no puedo permitirme el lujo de aportar dinero mensualmente a alguna causa especifica (recuerdo hace años que mi recién estrenada suegra dijo: Yo ya cancelé las cuotas que mi Juan mandaba a Centroamérica con los niños pobres,porque ahora ya no sólo tiene al que mantenía (una ONG,de adopta a un niño,pagando equis cantidad mensual y ellos enviaban fotos y dibujitos de los chiquitos "adoptados" y seguían llegando los recibos a su casa) porque ahora YA HA ADOPTADO A TRES de un tirón...Mira Alex, no le partí la boca porque no hubiera terminado de pegarle a la señora...y sí, con 4 hijos,una de ellos, con una discapacidad del 70%, los gastos se disparan...pero siempre hay algo que dar, siempre hay alguien que necesita más que uno...yo intento aprovechar cada resto de comida y no desperdiciar,pero es difícil y no ayuda en nada a ésos niños, ya lo sé, sólo acallar un poco la conciencia o la poca conciencia que me queda...dar dinero cuando me topo con ancianos que piden limosna, llevar la ropa y zapatos usados a un sitio donde pueda ser aprovechado, y poco más...pero sí, eso no vale...ni cuenta, cuando uno no es constante y deja de hablar de más y se pone a actuar en consecuencia.
Caracol dijo…
Con el 1 /00 del PBI de las naciones mas desarrolladas en solo 10 años se encauzan el hambre, la desnutrición, la mortalidad infantil y las expectativas de vida paupérrimas de todas las naciones subdesarrolladas.

Alguno de los paises nórdicos aporta un 0,07... el resto lejos está.
Alex dijo…
Luisa, hacés mucho más que mucha gente.

A los demás...no hay palabras.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…