jueves, 25 de septiembre de 2008

Y ahora qué - Ella

Las nubes oscuras se desplazaban con una lentitud ominosa, pesada y cargada de presagios. La ruta estaba vacía y la música sonaba lejana. Los pensamientos aturdían a fuerza de silencio obligado. Y los recuerdos pulsaban en cada latido.

Luca...

Sus manos apretaban el volante con tanta fuerza que los nudillos se le pusieron blancos. Luca estaba en la ciudad. Se lo dijo Clarita, lo había visto en el parque de Doña Casilda. Seguramente salió a caminar después de visitar el Museo de Bellas Artes de Bilbao. El pasado se le agolpó en los ojos, en los oídos y en la piel.

Risas, viento, carreras en la arena que terminaban con ellos rodando y jadeantes. Ella encima de él, clavando sus miradas, el pelo, como una cascada, tapando su cara mientras se acercaba para besarlo. Y atrás el cielo con sus crepusculares matices dándole la bienvenida a la noche mientras la pasión hacía de las suyas con el amor.

Amor...

Nunca supo muy bien porque no lo buscó, porque lo dejó ir. Tal vez porque no es la clase de mujer que ruega. Tal vez el orgullo. Tal vez que dio por sentado que él vendría hasta que se dio cuenta que no. Y ella no hizo nada para reclamarlo a su lado y supuso que, de ese modo, Luca dio por terminado el tiempo que compartieron. "No te mientas, lo conocías mucho más que eso", otra vez la vocecita insidiosa. Hacía años que no la escuchaba. Sin embargo, algo de verdad había. Ella sabía que de haber sido así, él se lo hubiera dicho.

Vergüenza. Eso era, exactamente, lo que le impidió gritarle que lo necesitaba al lado de ella. Entonces se convenció que lo hacía por su bien, para no manchar su futuro con una verdad tan humillante. Una madre que enloqueció a causa de la bebida y que en un rapto maníaco mató a su padre al que encontró en su estudio follando con su amiguita de turno. Y su padre no era cualquiera, un escritor conocido y estimado. E influyente. El escándalo ocupó las páginas de los diarios durante mucho tiempo. En ese momento, ella se estaba abriendo paso en el mundo del arte y prometía como curadora de gran talento. Y Luca, con su vertiginoso ascenso en el mundo de las finanzas internacionales.

"Sísí -susurró otra vocecita- inventá lo que quieras. Él te abandonó. Te dejó sola para afrontar todo el quilombo". Y en ese instante estalló el dolor, el mismo dolor de quince años atrás, desbocado y letal.

Maitane lloraba.

Alesos, este posto es la continuación de éste otro y en ese, al final, están los links que te dirigen al resto de la historia.




Boomp3.com

14 comentarios:

GABU dijo...

"ÈL" no le hubiese dicho nada porque los hombres con los putos silencios pretenden dar todo por entendido!!!
(lamentablemente si a veces nos cuesta tanto tanto interpretar palabras dichas,cuànto màs nos puede costar descifrar un silencio ¿?)

P.D.:"ELLA" viaja hacia "ÈL"...
"ÈL" decide perseguirla...
"ELLA" nunca llega a "ÈL"...
"ÉL" nunca llega a "ELLA"...

BESOP
(y perdòn por mi estado vulnerable,hay veces que no podemos controlar a la empatìa cuando se desboca) :(

GABU dijo...

Y aunque siempre quise creer que los finales son en comùn,no es asì!!

El amor comienza de a dos pero termina de a uno...

:(

SORRYP AGAIN

Luisa dijo...

me dejo llevar por la voz...los violines...el piano...la melodía....
vergüenza,lo peor no es que haya dejado de hacer muchas cosas por vergüenza...sino todo lo que hice por vergüenza.

La historia sigue interesante...sí señor...sigo atenta.

atandocabos dijo...

cómo es posible que un mismo dolor aparezca y duela igual que hace 10 años??
seeee
a veces me lo pregunto también. porque reaparece a pesar de todos los discursos que nos ayudaron a intentar sanarlo. o a intentar seguir adelante.
pero claro, como no sanó sino que se movió, se tapó, aparece igual. o distinto, pero aparece.
no?



otras veces cuando aparece, pensamos que duele igual pero la sensación solo dura un rato, porque de pronto vemos que nosotros/as no somos la misma, y lo que nos rodea es lo que elegimos
:)

zorgin dijo...

lo mejor para matar los fantasmas y los temores es ridiculizarlos, lo dicen en Harry Potter.

DudaDesnuda dijo...

Hay dolores que no caducan. Te lo firmo.

Besos y rúbricas

Alex dijo...

Gabu, el asunto es que este asunto, en realidad, no se terminó.
Besotes

Te gustó la música Lu? Qué temita ese de la verguenza...yo también tengo puestas cosas ahí.

Vic, será por eso que el dolor te deja una cicatriz?
Pero creo que la cosa pasa por donde decís, ya no somos los mismos o sí, pero desde otro lugar y rodeados de lo que elegimos. Que no siempre es fácil.

Zorgin, usted me asombra, mire!!! Sí, hay un encantamiento para eso, es verdát!

Duda, el tema no pasa por si caduca o no, sino por lo que hacemos con ese dolor. Decidimos elaborarlo, o llevarlo como una cruz. Depende.
Besitos y que la pasen bomba esta noche!!!!

ale sostiene(cuando puede) dijo...

Una siempre tiende a creer qué lo qué no se hizo..lo qué no se dijo, es la clave pata haber cambiado una situación.Sin embargo muchas historias no hubieran variado su desarrollo.Palabras más, silencios menos.
En este caso siento qué no vuelve el dolor.Vuelve a ser la qué fué lastimada por ese dolor.Aveces por unos minutos..un dia..varias noches.
Estaré atenta de como sigue la historia.
Besos Alex.

Alex dijo...

Alesos, tal vez nunca dejó de ser esa chica. Tal vez el dolor vuelve con esa intensidad porque no se elaboró. Y si lo hubiera hecho no podría siquiera ser la que fue por un instante. No sé. Hay dolores que marcan y se quedan. otros se diluyen con el tiempo. Otros se procesan y olvidan y si en algún caso regresan, no son más que un fastidio que se vuelve a desechar. A veces creo que esos niveles de registro tienen que ver con cierta simultaneidad de la que no somos concientes, como si nunca pudiéramos dejar de ser, en algún punto y lugar, la que fuimos, la de 5 años, la de 18, la de 26, la de 39 y así.

GABU dijo...

Me olfatee que "auntos" como estos que tienen puntos suspensivos en una casi misma constante tienen alguna arista entreabierta...

P.D.:Es màs te dirìa que el hecho de que continùe doliendo es lo que seguirà sin darle prescripciòn a las cosas...

BESOTETE

ale sostiene(cuando puede) dijo...

Si, comparto qué en algún punto y lugar seguimos siendo los qué fuimos cuando un sentimiento nos llenó.De dolor,de alegría,de inocencia,de inseguridad,de todo lo sentido profundamente y sin anestesia.Como Maitane y Luca.La pregunta es cuanto contrapeso tienen los años y el silencio de lo no vivido a la hora del reencuentro.Cuanto dolor se alivia con palabras pendientes.Cuanto resurge.Cuanto se queda en el pasado.

Mil Gracias por mostrarme como ir a los otras partes de la historia!.

Dosto dijo...

Corin Teshado un poroto!! Sigo atenta a la historia, me dejo llevar...

Alex dijo...

jajajajaj Dosto, mencantó!!!!!!!!!!!! cuando era púber las leía con fruición!

La Maga dijo...

No, yo no te compararía con Corín Tellado. Vos escribís mejor desde la primer frase.

Sigo, a ver si me pongo al día.