viernes, 31 de agosto de 2007

Wow!!!

Tengo una nueva función instalada: "añadir video".
Qué lo parió, no tener un vídeo de mis años mozos para decirles, "estoy igual, estoy igual" y esperar que me creyeran, jiji.

domingo, 26 de agosto de 2007

Una pregunta, una respuesta

- ¿Qué te pasa?

- Vos me pasás.


Y lo que pasa puede ser: bueno...malo... y en el medio, infinitas variantes.

jueves, 23 de agosto de 2007

Y estoy acá


Sin saber muy bien qué decir, como si haber descubierto mi voz la haya ocultado (porque mi voz no es sólo el sonido sino mi manera de decir, de ser y estar, de habitar este mi/tu/nuestro mundo).
Hoy las letras se escapan de las puntas de mis dedos, no se adhieren a tintas azules ni chocan contra los pequeños espacios que las representan.
Y eso es, por lo menos, raro, porque se juntan en sentidos que quieren ser dichos desde que tengo memoria.
Me atraviesan y me desgarran, me redimen. Pero hoy no hay perdón que me cobije en su enunciado.
Por mi grandísima culpa el universo es lo que es, despojado de colores y experiencias. Es un dolor insomne absurdo lento circular e indefinido, es decir, no puedo significarlo, es una ausencia, un reproche constante, un grito con voz de niña que me sacude hasta la médula y me deja vacía, asustada, desesperadamente necesitada de caricias y la vez, envuelta en una ira que se detiene en mi garganta hasta que estalla en silencio y desconsuelo. Y cuando estoy ahí, estoy absolutamente sola, en el más completo de los desamparos, a ciegas en medio de un escándalo de luz.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Cortázar por dos

Haga como si estuviera en su casa

Conservación de los recuerdos
Cuando no tenés ganas de escribir lo mejor es no postear, pero como a mi me gusta postear subo cosas de otros que lo dicen mucho, mucho mejor que yo.
Apdeit
Me olvidé de decir que la inspiración cortazariana es responsabilidad de Ana C. y este post

sábado, 11 de agosto de 2007

Dedicado

Año movilizador éste.
Para mí, al menos.
Año que transitó algunos finales, unas cuantas bienvenidas…
Y un par de arraigos.
De los finales no quiero hablar porque ya dije bastante y más dolieron.
Pero las bienvenidas son importantes, bienaventuradas y los arraigos, tan felices.
Cada bienvenida y cada arraigo tiene nombre y sustancia.
Y recuerdos compartidos.
Tantas sonrisas, risas y carcajadas.
Miedos e incertidumbres.
Preguntas con tantas respuestas como almas.
Sentidos equívocos y unívocos.
D’artagnan y los mosqueteros.
Vos, yo, ustedes, nosotros.
Nosotros es una bella palabra.
Nosotros construye y dice.
Arma. Desarma. Vela. Resguarda. Alivia. Acompaña.
Une. Fortalece. Guía. Deslumbra.
Maravilla. Crece. Consuela.
Conjuga. Completa.
Habita.

Y hay una que no decimos suficientemente: gracias.
Y dos que callamos: te quiero.
Y algo que no damos: un abrazo.

Y saben cuál es la alegría? La alegría es en que en estas bienvenidas hay te quiero y gracias. Abrazos de cuerpo y alma. Y en los arraigos (hace tanto bienvenidos) hay raíz que se hunde fuerte.

Para el Ale, Ceci, Texas, Eliana, María Antonieta, Fer, Eri, María Elena, las dos Susanas, Marianela y Stella, bienvenidos de verdad.

Para mis raíces de la matrix (que ya saben quiénes son), para mis semillas (que deberían saberlo), y para mis bienvenidos (que supongo, lo imaginan).

viernes, 3 de agosto de 2007