jueves, 19 de julio de 2007

Y se fue

Pero está acá y también acá.

"Usted no está gorda, Eulogia. Es un bastión contra la anorexia
apátrida".

Inodoro Pereyra

El adiós de Mich y el de Gaby y el de tantos más. Chau Negro.


13 comentarios:

Mich dijo...

Chau Negro...

Gabu dijo...

Y la verdad ALEXITA,se me piantó un lagrimón...(estas son las injusticias para quienes se aferran a la vida y tienen que desprenderse,carajo!)
Son esos adioses a los que uno se aferra cuando debe soltar...

P.D.:Pero "El Negro" nos dejó mucho más que fantásticos dibujos,nos dejó palabras que hacen eco en nuestra mente...

Una de mis frases de cabecera y que realmente adoro es:"CON LA VERDA NO TEMO NI OFENDO..."

Chau Negro,nos estamos viendo…

vic dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
vic dijo...

chau. snif

(...yo fui la que borré mi comentario anterior, apreté el botón antes de terminar...)

DudaDesnuda dijo...

¡Qué homenaje hermoso, turra!!!

¿Sabés? Sospecho que el negro Fontanarrosa te lo agradece más que yo.

Gracias. Te quiero (muchísimo). Feliz día.

Besos y nostalgia.

DIEGO. dijo...

Ayer no pude dormir, y hoy ando llorisqueando por los rincones. El negro hizo y hará que la vida sea buena.

Lo voy a extrañar con todo mi corazón.

Dosto dijo...

Se nos fue el Negro, el renegau, el de las puteadas bien dichas, el canalla mas famoso, el pueta, el Negro de todos los argentinos.
Un buen tipo.
Chau Negro...AGUANTE CARAJO!!

.:. chirusa .:. dijo...

son las situaciones en que pensás que la vida apesta... que todo es una puta injusticia, que nunca tuvo que enfermarse de una forma tan cruel e irremediable, impidiéndole hacer lo que más sabía hacer, lo que más amaba.
Un tipo de una voluntad de fierro, de una humildad extraordinaria.
Un MAESTRO de la vida...
Y duele que ya no esté, como dolió su estado de salud durante todo éste último tiempo.

Esa parte de la vida a la que uno no le encuentra explicación.

submarino dijo...

en cada viaje compraba un libro suyo, y recién lo empezaba cuando el avión levantaba vuelo.

años comprando el bodrio de la revista Viva a precio absurdo, solo para poder leer a Inodoro.

submarino dijo...

PD. el video formidable, gracias.

Fulana dijo...

Te copio lo que escribi en mi otro blog acerca de la muerte del negro:

Se nos fue el Negro.

Que lo parió.

A principio de año empezamos a despedirlo lentamente, después de leer su Carta al lector en la Revista Viva.

Su hijo más conocido es Inodoro Pereyra, el renegau. Casado con la Eulogia, que aunque era bien fiera el juraba que la volvería a elegir con los ojos cerrados, porque si los abría elegía a otra. Vago, siempre con el mate en la mano, el no se ganaba la vida: a duras penas podía sacarle un empate.

Era también el padre de Boggie, el aceitoso. Matón a sueldo, con un cigarrillo que colgaba siempre de la boca, que odiaba al resto de la humanidad.

Hincha de Rosario Central a muerte, fanático del fútbol. Los cuentos que escribía sobre el tema te hacían amar la redonda, con su lenguaje cotidiano, sin pretensiones.

Decía el Negro: "De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro".

En el III Congreso de la Lengua Española exigió que se reflexionara sobre la condición terapéutica de las malas palabras, que sirven para descargarse, según se lo aconsejaba su psicoanalista.

Mierda, Negro. Te vamos a extrañar.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
perfilbajo dijo...

Venir de visita y encontrarme con un post para los que se fueron, me involucra.
Y en estos días he reconocido actitudes de inmenso amor que son caricias de los que están al lado.
Sería normal que al recibir un apunte de clases uno pueda encontrar en cada página lo que se trató en clase.
Pero en cambio yo, en un apunte de clases he encontrado MIMOS. Porque me pongo a leerlo, y mas que unos apuntes de clase, voy sintiendo todo el cariño de quien se acordó de mi aquél día.
Querida Amiga, gracias por haber estado. Quería decírselo aquí, en el reducto de sus afectos.
La quiero mucho.