Ir al contenido principal

Compromiso (cuento)

Este escrito no es mío, es de mi compañera de curso Cecilia. Y como, desde mi punto de vista, escribe muy bien, aquí está. Esta publicación tiene un doble propósito, que se deleiten y que vayan a su blog, La otra parte de mí, que en éste está linkeado como "la otra Cecilia".
El próximo lo subo en Siete pecados.




Siempre que mantenían relaciones, ninguno de los dos se quitaba los zapatos. Era un acuerdo tácito, amable. Solía ser algo rápido. Sin compromisos. Se miraban, sonreían, se tocaban, disfrutaban y seguían con sus vidas; sin quitarse los zapatos, tal vez para no perder tiempo, o para que no se escapara alguna palabra de más.Y empezaron a acumular instantes en los que se sintieron cómodos, en los que quizá algún anhelo se quedó prendido tras un gemido relleno de placer.

Aquella tarde fue diferente a todas: no era primavera, los amantes no domesticaban mariposas en el estómago, no bailaban su canción preferida, pero algo, disminuyó en ellos el ansia de huir.

Ella balanceó con cadencia sus sandalias por si se caían. Él, aflojó los cordones un poco más que en otras ocasiones. Se miraron y comprendieron. Mutuamente esperaron a que el otro se decidiera; pero el silencio y la cobardía ahogaron el momento mientras ella se apresuraba a afianzar la sandalia contra la planta de su pie y él se ataba los cordones para no tropezar.

La complicidad desvalida y tranquilamente cierta de sus encuentros quedó grabada en sus memorias para siempre.

No se volvieron a ver.

Nunca encontraron algo mejor.

Comentarios

Caracol dijo…
Muy bueno.
El último renglón es lapidario.
Alex dijo…
Caracol, soy exactamente de la misma opinión!!!!
vic dijo…
me cuesta creer (o será que no quiero) que haya una sóla oportunidad. es decir, que haya uno/a sólo/a con quien poder sentirse así y que no te lapide el último renglón (me gustó, caracol).
con el tiempo es lindo y necesario pensar que se puede matar esa cobardía y volver a sacarse los zapatos (y verse desnudos otra vez el alma suspirada). no?

es un lindo cuento, ceci. :)
Mich dijo…
¿pero ese día al final se echaron un polvo o no? porque sino no sé si valió la pena o no...
poooor lo menos, así lo veo yo...
Alex dijo…
Vic, a mí también me gusta creer eso. Pero a veces pasa que hay dos que se encuentran y que se dejan pasar y eso es triste.

Mich, será de Dios, hagamos una cosa, andá a mi otro blog "siete pecados" y leete el último post que escribí, desbarrancate con lo que te salga total ahí te voy a poder contestar yo. En éste le vas a tener que preguntar a Cecilia y me encantaría que hagas gala de cierta galantería y le digas algo así como "pero qué bonito relato".
Me hacés reír :)
Uninvited dijo…
Ah.. entonces no es uno solo el boludo que no se anima a hablar y que cree que por ciertas señas todo se entiende...

En fin... mandale una reverencia a esta Ceci y para vos un gracias enorme por abrirnos la sabiola a tu competencia... ¬¬
Agarrate! jajaja
Naaah.. vos sabés :)
vic dijo…
muy triste, sip.
microcosmos dijo…
"la complicidad desvalida y tranquilamente cierta..." ya. me cagó esa frase :D

y si nunca encontrarn algo mejor, será que nunca dejaron de desearlo/se. es una trampa aquella de los amores incompletos: siempre se apropian de los sueños, y eso es fuerte.

excelente la imagen de los zapatos. me gustó muchísimo, y qué bien se dijo.
microcosmos dijo…
(imagen 'literaria'(?), por si acaso jajaja)
Alex dijo…
Un, como el penado 14? andá.
Escribe muy bien, tiene cosas muy lindas. Si me pongo celosa del talento? siempre, sabélo. Ojalá yo lo tuviera.

Vic, beso, abrazo y consuelo :)

Micro, siempre diciendo todo tan bello :)
chirusa dijo…
uf...
los amores cobardes no llegan a amores ni a historias, se quedan allí...
canta Silvio...
la pucha que es cierto.
Felicitaciones para ceci, y gracias a vos por compartirlo
Turca dijo…
Coincido con Vic... muy triste!
Beso.
submarino dijo…
la historia es terrible, y poder contar una historia en tan pocas líneas un lujo.

PD me cruzaré a leerla (a la otra Cecilia)
DudaDesnuda dijo…
A veces lo mejor es dejar de buscar y quedarse con ese recuerdo.
Pensar que "aquello" fue lo mejor es preferible a pensar que "aquello" nos destruyó porque lo confundimos con lo mejor.
Bah... qué sé yo.

Besos y rencores.
Alex dijo…
Chiru, esa canción de Silvio debería acompañar este post, decí que no la tengo, carajo!

Turkish, tanto tiempo sin pasar. Es triste, sí, aunque me pregunto si en todos los casos es irremediable...

Submarino, cuando leí los cuentos que me mandó lo primero que le comenté es esa capacidad gloriosa de síntesis sin perder la poesía.

Duda, vos decís que hay que resignarse? para siempre? da para una charla de café, bolú. Te quiero.
auchi!!!que de comentarios a mi cuento,Alex!!!primero que nada gracias por publicarlo y por darme la oportunidad de que me conozcan y opinen sobre mis letras.
y si...que difícil es a veces atreverse a más,y te quedás ahí sin cruzar la frontera,especulando,esperando en el otro y el otro en vos para pasar a ser recuerdo de lo que no fue...
Alex dijo…
viste? la gente que leo y me lee es preciosa, me encantó conocerlos y me enriquecen día a día.
Ahora tene´s que salir a buscar tus lectores, empezá a visitar blogs!
Beso
La única dijo…
Siento dolor por el tipo...no vale la pena entregarse a una existencia amarga por la cobardía de un futuro incierto...Haz que muera la esposa y se reencuentre con la ex...¡¡¡Es casi súplica!!! Por el bien de la humanidad y de los que te leemos.
Ahhh y sigue escribiendo así que te sale genial.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Un Platón lleno de ideas (final)

No crean que a Platón no lo complicaban estas cavilaciones, esto de crear una nueva filosofía tiene sus bemoles y si hubiera sospechado las repercusiones que iba a traer en los siglos que siguieron, uf! tal vez no escribía nada.


Quedamos en que había un mundo de cosas que cambian y que ése así como era no se podía conocer, se puede opinar nomás.


Tiene que haber otro mundo, decía Platón, más verdadero, un mundo en el que se pueda confiar, donde las cosas son como son siempre. Un mundo de cosas bellas, buenas, justas, perfectamente cuadradas, redondas, negras, blancas, iguales, etc., etc. Lo había encontrado, había encontrado aquello que es y que además de ser permanece así: siendo. Y lo llamó ideas. Y esas ideas, de las cuales las cosas del mundo cambiante son simples imitaciones, sí se pueden conocer porque lo que no cambia no te engaña y lo que no te engaña se puede conocer muy bien. De él tenemos esta frase "Conocer es recordar" porque creía, realmente estaba convencido de q…