Ir al contenido principal

No Valentine




Sola.


Nadie a su lado es la rutina de cada mañana. Una sola taza de café. Nadie con quien pelear el diario los domingos. O la ducha. Sobra el tiempo para manejarlo como quiere. Nadie a quién discutirle su independencia. Ganada con audacia y talento.


Sola.


Lunes. Martes. Miércoles. Jueves. Viernes.
Ejecutiva de importante multinacional. La envidian. Hombres y mujeres.


Tailleur. Camisa abierta. Tacos altos, siempre. Melena caoba hasta los hombros. El maquillaje exacto. El perfume que la distingue. Clásica y moderna. Licenciaturas y maestrías. La codician.

Todos los días happy hour. El Druid Inn, generalmente. Cerveza negra tirada y palomitas de maiz salado. Risas. Pequeñas seducciones. Charlas intrascendentes. Sexo sin alma.


Sábado y domingo sin máscaras. Sin la posibilidad de tapar ausencias y abandonos. Con el dolor a flor de piel y el deseo quemando las entrañas. "¿Por qué no te comprás un perro, nena?" Siempre esa maldita pregunta. Los comentarios susurrados y los ojos clavados en ella en las reuniones familiares. "No sé por qué". "Es linda, mirá qué linda". "Más de uno se quiere encamar con ella". "¿Será que es inteligente? Viste que los tipos no quieren minas que sean más que ellos y ella no hace nada por ocultarlo...". "De qué le sirve tanto título y tanta plata que gana, está sola ni un perro tiene". "Pero cómo viaja". "Para mí que es frígida".


Ese día la señora se quedó a esperarla. Cuando abrió la puerta, estaba ahí con la sonrisa ancha y le señala una caja enorme de bombones y un arreglo floral. "Te quiero, sis" decía la tarjeta.


Sola, sintiendo una fuga de besos hacia ningún lugar.


(Cuando la soledad no es una elección debería ser un pecado capital)



Publicado en Siete pecados

Comentarios

Caracol dijo…
Clap, Clap, Clap.

Excelente manera de describir una de las tantas mortíferas túnicas de la soledad.
Alex dijo…
viniendo de usted es todo un halago Caracol.


Y como la montaña no va hacia Mahoma, Mahoma va a la montaña.
beacriz dijo…
Hace un tiempo conocí a una mujer exactamente igual a la que describís. Hace falta, para ser una "triunfadora"estar más sola que una ostra? No me resigno a pensar de ese modo. Besos
Alex dijo…
obvio que no, Bea

Gaby, empecé publicando uno mío. Después quiero ir publicando uno de ustedes. A ver si de esa manera hacemos que los que pasan por este blog vayan también a "nuestro" blog, porái hasta ligamos un link.
Cecilia dijo…
Deja vu para mi también.

Y Alex, ya ligaste un link. En mi blog, está bien que no es muy concurrido pero yo los (te) tengo linkeados.

Besos para vos y los autores de Seven. Y feliz día de los enamorados también.
Alex dijo…
Gracias Ceci, sos un encanto!!!
el flaquito dijo…
Linda la descripcion, pero...no coincido con el remate...si la soledad no ha sido una eleccion ¿como puede convertirse en pecado?; si yo no elijo la pobreza, ser pobre seria pecado?...no se, no me quedo claro...de cualquier manera te mando un abrazo pecaminoso...jajaja
Anónimo dijo…
Tengo una amiga que esta pasando por el pecado capital de la soleda... yo le dije mejor así que mal acompañada... es que hay cada cosa gauchi... me da dolor, pero creo que tomo la mejor elección "obligada "de su vida
besos
LaOnza
Alex dijo…
El flaquito y laonza, para que quede un poco más claro qué entiendo yo por pecado (recuerden siempre que para mí las cosas y sobre todo la verdad es relativa) vayan a los comentario de No valentine en Siete pecados
angustiado dijo…
muy arjoniana la cosa...
Alex dijo…
Te parece Angus?

Ferchu, sep, tristonga la historia. Hay demasiada gente sola que no elije estar sola.
Alex dijo…
será de dios
Magic dijo…
Me too.
Sola, sola, solísima.

Ayer, sola con un bello e inocultable ramo de rosas de sabor amargo.
Dosto dijo…
Me hizo acordar a la película Alfie, cuando el protagonista mira a la cámara y reflexiona:
"Debes saber que llevo grabada una advertencia invisible: nada de compromiso. Nunca me casaré. A pesar de mis esfuerzos empiezo a notar algunas grietas en mi capa exterior. Cuando reviso mi insignificante vida, y todas aquellas mujeres que he conocido, no puedo evitar pensar en todo lo que han hecho por mí y en lo poco que he hecho yo por ellas; en cómo cuidaron de mí, se preocuparon por mí, y yo les correspondí no devolviéndoles nunca el favor. Sí, creía que era el que sacaba mayor beneficio. Y...qué tengo? En serio.. Unas monedas en el bolsillo, algunos trajes caros, un coche elegante a mi disposición...y estoy soltero. Sí, sin ataduras, libre como un pájaro..No dependo de nadie, y nadie depende de mí. Mi vida es sólo mía, pero no tengo la conciencia tranquila, y si no tienes eso, no tienes nada. Así que no puedo dejar de preguntarme cuál es la respuesta: ¿qué sentido tiene todo?...sabéis lo que digo?" (Alfie)
Se acuerdan??Muy bueno lo suyo Alex!!
DIEGO. dijo…
La soledad se ha convertido en el lugar común que desdeñan las almas más temerosas. Frágiles almas que se perciben en algún rincón de su conocimiento esencial como verdaderas soledades. Y que sin embargo se refugian con vaga satisfacción en la noción de imaginarse acompañadas.
Agrego para aniquilar al estereotipo de soledad: quien está verdaderamente solo es desconocido por nosotros. O más bien, somos nosotros.
Alex dijo…
Magic, a veces es mejor estar sola que mal acompañada, ya te vas a encontrar con tu espantasoledad personal y va a ser fantástico.

Dosto, hace poco vi Alfie y me llamó la atención lo mismo que hoy escribiste acá.

Diego, en algún punto es cierto, estamos a solas con nuestra alma. Para mí es en los momentos de mayor dolor o alegría, porque siento que son sensaciones intransferibles.
chirusa dijo…
alex
me encantó la descripción.
Mirar del otro lado de la vereda abre la mente, y sí, es también una realidad cada vez más profunda en los tiempos que corren...
Alex dijo…
Chiru, tendríamos que hacer más seguido el ejercicio de mirar desde la otra vereda, tal vez aprenderíamos cosas que nos hagan bien.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…