Ir al contenido principal

Una de Dolina

El Bar X

Una noche, el más viejo de los Hombres Sabios, entró tambaleándose a uno de los salones. Con clásica voz de borracho declaró:
-Después que Orestes mató a su madre Clitemnestra, Las Erinias lo volvieron loco. El pobre muchacho mugía como un toro y ladraba como un perro. Había, si bien se mira, cenizas de racionalidad en su demencia. Un loco más completo hubiera mugido como un perro y ladrado como un toro.
Los parroquianos le dieron monedas pero los ladrones se las arrebataron y huyeron al galope. Entonces el viejo volvió a recitar.
-El bar es endeble. Sus muros parecen de piedra pero son de cartón. Para salir basta con no aceptar los caminos señalados por el arquitecto. Hay que desoír el régimen de las puertas y los pasillos y recurrir al agujero liso y llano. Derribar paredes es la estricta solución.
El loro repitió exactamente aquellas palabras.
-Violar las reglas es la forma digna de resolver enigmas capciosos. (Bar del Infierno, Alejandro Dolina)

Sugiero el mismo sistema para rajarse de uno mismo cuando la cosa viene jodida.
O tomar el atajo telúrico: desensillar hasta que aclare.

Comentarios

Turca dijo…
Dolina la tiene más que clara...
Alex dijo…
Estamos totalmente de acuerdo Turca. Cómo va lo de Doula?
Besitos
destino verde dijo…
alex me mandaste un cuento
deapoco dijo…
yo recomiendo hacer lo que dicen los arquitectos.
ellos saben :)
alex dijo…
Nuno: yo no te mandé ningún cuento, no sé escribir cuentos, me encantaría mandarte uno, me encantaría poder escribir algo sensible inspirándome en una ilustración tuya, pero no me da el talento.

Dea: yo tenía una profesora que una vez me dedicó toda la clase después del primer 1 que me saqué en matemática de 5º, clase que tuvieron que aguantar todas mis compañeras, donde ella se dedicó a explicar cómo es que yo siendo tan talentosa, capaz e inteligente, me dedicaba a abrir agujeros en la pared para salir en vez de usar las puertas. Ah! decía, además, que los agujeros los abría con la cabeza (eso es por mi herencia vasca). Así que, qué decirte. Se ve que cada quien encuentra sus propias salidas, aunque reconozco que algunas duelen.
Cecilia dijo…
Yo creo que hay que ver el caso.
En algunos casos creo que el dialogo (ese ejercicio de escucharse mutuamente) es un camino, es preguntarle al otro, che, ¿que te pasa? ¿en que te puedo ayudar? o lo que fuere.
En otros casos desensillar hasta que aclare es la opción.
En otros, como en el amor creo que lo de no seguir reglas es el camino adecuado.
Hay que ver cada caso.
En definitiva uno hace lo que puede.
Y Dolina es un capo. ME ENCANTA!!
Besos!!!
Alex dijo…
Sip, concuerdo, lo que pasa es que yo estaba planteando el tema cuando el único involucrado es uno mismo.
Teno sueño, me voy a dormir. Dejo la visita a los blogs para mañana.
Besitos y buenas noches
Cecilia dijo…
Bueno, en ese caso, hay que buscar la forma de salir, no hay reglas, si una está mal hay que buscar ayuda siempre. Saber pedir ayuda.

Aprovecho para decirte GRACIAS por tu buena onda. Siento que sos como un angel que deja con sus comentarios en cada una de nuestras casitas (o al menos en la mía)esperanza. Está re bueno eso.

Un beso enorme!! Y nos estamos leyendo!!!
mi otro yo dijo…
ultimamente prefiero esto tomar el atajo telúrico: desensillar hasta que aclare o bien estaría bueno no seguir los caminos de los arquitectos.
Te dejo un beso
Caracol dijo…
No seguir los arquitectónicos senderos parece ser la salida.
porque dialogar con uno mismo es muy muy complicado.
Uno suele responderse lo que se le canta.
Incluso mentirse.
Y creerse las mentiras.
Alex dijo…
Caracol, su sabiduría (habida cuenta de los pocos años, 26, era?) me ha dejado pasmada. Tal cual, estoy muuuuuy de acuerdo con usted, pero muuuuuuuuuy de acuerdo.

Sol, el atajo telúrico es una buena opción cuando duele la cabeza. En líneas generales yo no sigo caminos preestablecidos, desde la tierna infancia, debe ser una tendencia arraigada en mí hacer lo que se me canta, siempre.

Ceci, SOS UN SOL ENORME!!!!!!!!!
DudaDesnuda dijo…
Como dijo (o debió decir) el mismísimo Alejandro Dolina: Es recomendable recorrer la vida a contramano, sobre todo si uno sospecha quien ha puesto las flechas del tránsito.

Besos y vidas.
zorgin dijo…
comparto la frase de DD, es más, le sumo " a las reglas como a las narices, estan hechas para romperlas"
enfantterrible dijo…
A veces las reglas (y más las de la lógica), no son las adecuadas para nosotros, pobres locos mortales. Me encantó el cuento. ^^

Un saludo.
Dosto dijo…
Como siempre dice el Negro yo sospecho de aquella persona que tiene todas las respuestas. Es bueno en la vida descubrir nuevos caminos, aunque para ello rompamos algunas paredes, algo que no les va a gustar a los que siempre se conforman con lo que les dan.
Pues no, a mi que no me vengan a poner una pared adelante de mi casa, yo quiero ver el verde, les guste o no, entiendieron los carcamanes???
Besotes Alex
Alex dijo…
Duda y Zorgin, sactamente. No puedo estar más de acuerdo.


Enfant: Bienvenido a mi casa. Y sep, Dolina es un grande.

Dosto, aprovecho para repetirte acá, qué bueno tu post de Tato. Invito a todos a leerlo.
Eso es, niéguese, que no la apuren con cementos grises.

Besos a tutti
Batman dijo…
Negro querido, que lindo que es volver a leerte de cuando en cuando. Gracias Alex por postear algo que vale la pena. Se postean tantas boludeces, que esto es como una brisa de aire fresco en el desierto del Sahara.
Alex dijo…
Hola Batman, bienvenido. No se si me lo estás diciendo en serio o en joda. Si es en joda lo dijiste lindo. Si es en serio, me alegra que compartamos la sabiduría del troesma.
Mi casa es tu casa (pero eso sí no rompas nada que lo que hay me gusta).
Gracias por pasar.
Besos
Robin dijo…
Convengamos que Dolina es la encarnacion de todo lo que nosotros quisieramos narrar de manera unica e inimitable. Como dice El Murcielago por fin alguien posteando criteriosamente en medio de tanta mediocridad. Cha gracias donia.
Neurotransmisor dijo…
Bueno, ya dijeron casi todo sobre Dolina, asi que no digo nada. Un grande.
Alex dijo…
Gracias por pasar!

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…