Ir al contenido principal

Ella


El día que te dije “basta”, hacía falta sólo un gesto.
Ese que pudiera atravesar el desamparo y deshacer el nudo de los días.
Sin embargo, elegiste el silencio. Siempre el silencio, como si yo fuera una hechicera capaz de presagiar mañanas a través de la bruma en tu mirada.
El día que te dije “basta” era gris y frío y hostil y dolía, por Dios, cómo dolía.
Después, mucho después, agradecí el silencio. Al callar evitaste una mentira.
Ese fue tu gesto. No lo entendí entonces.

Ya no me siento desangelada, ni taciturna, ni opaca. Ya no le tengo miedo a las palabras.
Ya no espero con desconfianza. Ya no me desintegro en la inercia de días que siguen a noches que siguen a los días que siguen… y siguen…
Ya no duro.

Nuestra mesa estaba vacía, como recién deshabitada, parecía estar esperando nuevas historias.
Ojalá no sea testigo de más lágrimas.

Comentarios

zorgin dijo…
para ser lunes, se me hace que fue un finde medio jodido...
mire Alex, sea como sea, durar es malo, y alégrese, de las cenizas se renace.
un abreso.
Caracol dijo…
Esteeemmm, se puso jodido el tema.
Esperemos que las nubes se dejen arrastrar por el viento.
besos
deapoco dijo…
tratamos de mirar para adelante y cambiar la historia.
o juguemos, que eso nunca falla :)
beso enorme.
Gabriel dijo…
Que bueno! Pudiste decir ¡basta! Que envidia, me crea.
Turca dijo…
Mierda, qué dolor Alex...
No se por qué se me hace que esto no es de este tiempo, que es algo lejano en tu vida... ojalá... Espero no se quede en esa expresión de deseo...

Besos y esperanzas...
chirusa dijo…
decir basta es a veces renacer... aunque sea como el ave fenix, resurgir de las cenizas, así que bien vale la pena el desafío...
pra frenchi, siempre pra frenchi
te dejo dos abrazos y una sonrisa :)
Alex dijo…
A todos: gracias por solidarizarse con esta historia que puede ser la de tantas personas, que también es la mía, por supuesto. Alguna vez le dije basta a quien se lo merecía.
Sin embargo, esta es una historia en tres partes que se me ocurrió al ver esta foto. Tiene que ver conmigo y también con miles que dijeron basta.
La confusión surge, creo, porque siempre hablo de cosas que me pasan. Por esta confusión les pido disculpas a todos y les agradezco otra vez.
Dosto dijo…
Decir basta implica terminar con algo que por lo general nos hace mal, nadie le dice basta a algo bueno, por eso la tristeza.
Me gustó esa imagen, me sentaría ahí a escribir en las servilletas como decia en mi post.
Gracias por hacerme conocer tu sitio.
Besos.
Alex dijo…
Gracias a vos Dosto por venir a conocerme. Sos bienvenida.
Nadie debería decirle basta a lo que hace bien, pero hay tanto enfermo dando vuelta...
Cecilia dijo…
Alex: a mi me dijeron basta, yo dije basta y me arrepentí.
Vengo chingándole hace tiempo en el rubro amor.

De lo que jamás me arrepiento es si siento que alguien vale la pena decirle lo que siento y aunque no sea recíproco. Creo que no es malo manifestar amor.

Ahora, lo que más deseo es lograr de una vez por todas mi vocación sueño, mi todo: compartir mi vida con alguien que me ame de verdad, con defectos, virtudes, errores, aciertos. Alguien que sepa que el amor es compromiso y sacrificio y que no me juzgue por como pienso sino por quien soy. Y quien es alguien, en poco tiempo no se sabe de nadie.
Bueno, me zarpé!
Besos!!!
Alex dijo…
No se si contestarte acá o irme a tu blog.
Yo soy un poco como vos, no me da verguenza decir lo que siento, no al extremo de la publi de coca lait (levante la mano la que se le escapó un "Te amo" en la primera semana), pero casi. No sólo en las relaciones de pareja, en las relaciones con la gente en general.
A veces eso se malinterpreta o los demás te tratan de boluda. pero yo prefiero ir por la vida sintiendo a darme cuenta de golpe que de tan anestesiadas las emociones me perdí de cosas buenas. Se entiende?
El amor te va a llegar, dejá que la vida haga su trabajo, relajate y dejá de pensar. Tal vez te pase como a mí, me enamoré de verdad a los 38 y a los 41 tuve una hija. Mi pareja es nuevita pero se siente como de toda la vida.
Cuando se encuentren, vos y tu amor, te vas a dar cuenta. Va a haber magia en el aire.
Gabriel dijo…
"Tal vez te pase como a mí, me enamoré de verdad a los 38 y a los 41 tuve una hija. Mi pareja es nuevita pero se siente como de toda la vida."
:D:D:D:D:D:D
No, no, noooo.... que felicidad me dio leer eso Ale!!!
Todavía me quedan esperanzas!!! :D :D
Alex dijo…
Bueno, gracias, me alegro que mi experiencia te de esperanzas. Pero me parece a mí o vos sos re pende (al lado de mis 44 cualquiera me parece un pende, te digo), tenés tanto por estrenar y tela para cortar. Si me lo pongo a pensar, estamos de estreno hasta la muerte. Che! hay muuuchas esperanzas todavía.
Besotes
Ah! me olvidaba, siempre podemos decir basta cuando nos lastiman, es más, es nuestra obligación hacia nosotros mismos preservarnos del dolor y de la infelicidad. A mí me costó años y ojalá hubiera sido así de fácil como lo pinté en esta historia.
Ahora sí besotes.
Gabriel dijo…
y... depende del ojo que mira (al magma): hasta mayo de 2007 voy a tener 38, por eso decía que, al menos para tu ejemplo, todavía me quedan esperanzas.
:D
Hagamos una cosa, si te parece, si no jode, escribime (mi mail figura en el blog) así puedo tener tu dire de mail y te cuento un par de cosillas y te consulto algunas mas...
Si este pedido te parece un atrevimiento te pido perdón. Si lo que querés es seguir preservando tu intimidad como corresponde, entiendo y acá no pasó nada. Sip?
Gracias :D
Alex dijo…
Todo bien. Yo no puse mi mail porque uno nunca sabe con que clase zarpado/a se puede encontrar en la vida. Pero después te escribo.
Cariños

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…