Ir al contenido principal

El


El día que me dijiste “basta” algo se rompió dentro de mí. Ese día supe que dejé ir los sueños y tiré a la basura mi permiso para ser feliz.
Pero no podía explicártelo sin que te sonara a hueco, sin que me exigieras o peor, me pidieras con la ternura de tus ojos grandes, una definición que yo no estaba dispuesto a dar. Que no podía dar.
Y me callé. Callé el mundo de mentiras que fue siempre mi vida, callé el pasado que nunca me abandonó, el que por un instante pensé que iba a poder dejar atrás para empezar con vos una vida más limpia. Un presente con olor a futuro luminoso.

Supe, después, que te enteraste de algunas cosas y que en esa encrucijada elegiste un camino sin abismos.

Hace poco te vi. Ibas feliz con una nena de la mano, con tus ojos claros llenos de luz y una sonrisa enorme. Elegiste bien.

Nuestra mesa estaba vacía. Resistí la tentación de sentarme a evocar una vida perdida. Seguramente otra pareja la preferirá para contarse ilusiones y esperanzas.

Comentarios

Turca dijo…
Guau...!
Soy una convencida de que cuando las cosas no tienen que ser, no son...
Alex dijo…
Y yo acuerdo plenamente: Y te digo, no sabés lo feliz que estoy de estar felizmente instalada en la convivencia con el chief y con mi niña, porque pasar de vuelta por todas estas cosas de desencuentros y desamores...Ya no me da el cuerpo.
Besotes
Cecilia dijo…
Estoy llorando como una B... (inserte aquí una mala palabra)
Es hermoso lo que escribiste.

Besos!!!

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Un Platón lleno de ideas (final)

No crean que a Platón no lo complicaban estas cavilaciones, esto de crear una nueva filosofía tiene sus bemoles y si hubiera sospechado las repercusiones que iba a traer en los siglos que siguieron, uf! tal vez no escribía nada.


Quedamos en que había un mundo de cosas que cambian y que ése así como era no se podía conocer, se puede opinar nomás.


Tiene que haber otro mundo, decía Platón, más verdadero, un mundo en el que se pueda confiar, donde las cosas son como son siempre. Un mundo de cosas bellas, buenas, justas, perfectamente cuadradas, redondas, negras, blancas, iguales, etc., etc. Lo había encontrado, había encontrado aquello que es y que además de ser permanece así: siendo. Y lo llamó ideas. Y esas ideas, de las cuales las cosas del mundo cambiante son simples imitaciones, sí se pueden conocer porque lo que no cambia no te engaña y lo que no te engaña se puede conocer muy bien. De él tenemos esta frase "Conocer es recordar" porque creía, realmente estaba convencido de q…