Ir al contenido principal

Sueños

Anoche soñé con un patio de casa antigua. Esos patios que estaban a la entrada de la casa, diseñados con formas geométricas en el suelo de cemento coloreado, canteros de bordes enanos que dibujaban un laberinto de flores y plantas aromáticas.
Así era el patio delantero de la casa de mis abuelos paternos. En el fondo había eso, un fondo enorme con una higuera y teros que distraían todo el tiempo con su canto.
De esa casa me acuerdo la sonrisa de mi abuelo, sus pantalones de franela gris, siempre me acuerdo de ese detalle, la franela suavecita y la voz cascada de mi abuelo mientras me contaba el cuento de la buena pipa y yo sentada en sus rodillas mirando un mundo más allá de todas las palabras.
De esa casa me duele su ausencia, porque se fue antes de poder enseñarme el final de tantas canciones, porque se fue sin saber que había aprendido a abrir el broche de colgar la ropa, porque la única explicación de su desaparición fue hacerme mirar el cielo y señalarme una estrella tan hermosa, pero tan fría y lejana.
A esos recuerdos me lleva el cedrón. Aromada en esa fragancia vuelvo a esa parte de mi infancia que fue a la vez feliz y desventurada.
Siempre que huelo cedrón tengo tres años y estiro las manitos para tocarte. Y no estás.

Comentarios

Gabriel dijo…
mm..
m...
mmm...


(iba a decir Mierda! pero como que arruinaría todo lo lindo que acabo de leer)

Gracias por pasar.
Devuelvo la gentileza y encantado de conocerla. :)
Caracol dijo…
Imposible leerte sin emocionarse, sin "verse" ahí bajo la higuera.
besos
DudaDesnuda dijo…
No, no está. Parece que no está. Nos parece que no están. Pero queda el cedrón, quedan tus manos y el sueño de anoche y tus palabras.

Besos y recuerdos.
deapoco dijo…
tenés ´los recuerdos, y en este caso me parece que esos recuerdos también son vida.
:)
zorgin dijo…
nice...
de haberme invitado, yo hubiese sido ese guachito de pantalón cortito con la gomera en el bolsillo de atrás.
de que color era su triciclo?
Alex dijo…
Gabriel: gracias por pasar, seas bienvenido. Me alegro que te haya gustado y el mierda no hubiera quedado mal. Acá, mientras sea con respeto se puede decir lo que nos venga a la mente.

Caracol: ya somos amigos pero gracias igual, usted sabe que el el placer es correspondido.

Duda: qué decirte, sos un encanto de mujer. Mil gracias por el mimo.

Dea: sip, tengo los recuerdos, como me dijo el chief hoy después de leerlo, "es más de lo que va a tener nunca Zoe" y es cierto. Tiene una sola abuela, pobre!

Zorgin: así que era usted el guacho que enloquecía a los teros. Será de Dios, mire si algún día lo tengo a tiro, yavaver. Gracias, me hizo reir.

Besotes para todos
Sil dijo…
hola Alex. Me gustó mucho el post y me trajo aromas propios a la memoria.
un beso grande
Alex dijo…
Hola Sil, si te trajo aromas propios entonces está todo bien.
Cecilia dijo…
¡Qué lindo recuerdo!!!

¿A vos tambien te contaban el cuento de la buena pipa?

Yo creo que nuestros abuelos como aquellos que nos dejan están. Es como en la película "Ghost", el amor nunca muere. Y además algún día nos volveremos a encontrar (creo en Dios y en el cielo) en el cielo con ellos. Mientras tanto ellos están en su amor, en los recuerdos y en la esperanza de algún dia volverlos a ver.

Besos!!!!
Alex dijo…
Tal cual, Ceci, tal cual. Un beso.
Caracol dijo…
me había olvidado de eso: Cuando a mi me decían el cuento de la buena pipa... montaba en cólera.
Cecilia dijo…
Alex: igual, si no hay coincidencia no me ofendo (por las dudas aclaro).

Y la buena pipa¿?

La sensación recuerdo cuando me lo contaban era de dale, dale, basta, no me enojaba.

Besos y gracias de nuevo, por lo que me dijiste en el blog.
el flaquito dijo…
Cuantas cosas trajiste a mi cabeza y a mi corazon...De pequeño peregrinamos por casas viejas como la que tu describes...en la ultima habia un enorme parral, donde nos sentabamos con mi padre...los dos en silencio mientras mi madre traia el mate...hablabamos muy poco con mi padre pero nos entendiamos con la mirada...yo sabia cuando el estaba mal o andaba triste y el lo mismo...en silencio, una palmada en la espalda era sinonimo que sabiamos que podiamos contar el uno con el otro sin medias tintas...
mi padre tambien se me fue, cuando comenzaba a hacereme hombre, cuando comenzaba a dibujar alguno de sus sueños y yo me quede aqui, con las palabras en el bolsillo y sus sueños en el perchero.
Me enseño muchas cosas solo con existir...lastima que no me dio tiempo para llegar una tarde cualquiera, abrazarlo y decirle: "te quiero viejo"...
Ahora en mi casa tengo un parral como el de la casa vieja...se llena de uvas, de soles y pajaros. Le falta la mirada de mi viejo y sus silencios lejanos pero tiene las palabras que nunca nos dijimos.

Un abrazo y gracias por todo lo que has traido a mi corazon
Barbarita dijo…
Escribes muy lindo, Alex.

¡Ay Dios, el cuento de la buena pipa!
A mí era mi abuela la que me lo contaba y me pasaba como a Caracol, me ponía frenética!
Alex dijo…
Caracol: usted se enojaba? Yo no, era tan pero tan paspada que me quedaba esperando que pasara algo.

Ceci: creo en algo que todos llaman Dios. A la idea de Paraíso o infierno, no sé si adhiero. De existir, en cualquiera de los dos habría gente con la que no quisiera cruzarme. Maginate que me encuentro con mi ex suegra, alma retorcida si las hay? No way, paso.

Flaco: me alegra haber despertado recuerdos en tantos de ustedes y todo por un simple sueño. Vos sabés que leyendo tu comment, me acordé de otra cosa, en la galería de la casa, esas a las que le decían "casa chorizo", había un techo de uva chinche. Durante años y años las únicas uvas que me gustaron eran esas y las extraño, los supermercados que no saben de sueños ni de aromas ni de sabores de infancia no las venden en sus góndolas.

Barbarita: sea usted más que bienvenida, ya he dejado claro que su blog me encanta y lo leí casi todo, me faltan muy pocas cosas. Deme tiempo.
artemisa dijo…
Que lindo... a veces los recuerdos se agolpan y nos permiten viajar a aquellos espacios que nos hicieron felices...
Un placer leerte....
chirusa dijo…
cuantas cosas entran en un aroma...
bello, muy bello. Los recuerdos son lo unico que dejamos.
Alex dijo…
Artemisa: bienvenida y gracias por pasar. Ayer a la noche entré en tu blog y me gustó, estaba incapacitada para escribir nada, me había tomado un miorrelajante y llegó un punto en que los dedos no atendían órdenes de la superioridad.
Besos

CHiru: totalmente de acuerdo con vos.
Inutilísima dijo…
los olores siempre transportan a la infancia, son la máquina del tiempo
Señor K. dijo…
Los recuerdos son -en el mejor de los casos- agridulces, porque evocan algo que ya no existe. Por otro lado, para los que no estamos seguros de que exista algo más, es una manera de mantener vivas a esas personas queridas que nos dejaron. Cuando desaparezca la última persona que nos recuerde, ahí habremos muerto definitivamente.
(gracias por pasar por allá)
Beso
el flaquito dijo…
Es total y absolutamente cierto. Mi casa era "tipo chorizo" y el parral era de uva chinche. Tiene un gusto y una textura muy particular que no se encuentra en variedades "superiores"...nunca mas he podio saborear ese pequeño manjar de juventud...en este mundo cada dia mas de plastico, no existen aromas de recuerdo...creo que tenemos mucho en comun.

Un enorme abrazo
Alex dijo…
Inutilísima: mirá que me has hecho reir, me gustó tu blog y te cuento que casi elijo esa plantilla de blogger, menos mal que no. Gracias por venir de visita.

Señor K: su manera de escribir me gusta mucho, la siento próxima. Gracias por darse una vuelta.

Flaco: sep, así es, hay mucho en común. Debe ser el aire generacional, no?
Cecilia dijo…
Alex: te mando un beso y un abrazo enorme.
No sabés lo que me cuesta participar en los blogs. Aunque no lo parezca y suene contradictorio más de una vez me siento con mucha angustia frente a la compu.
Yo te agradezco infinitamente la amabilidad y la buena onda y las ganas de ayudarme que tenés.
Pero para lo que me pasa creo que falta tiempo. Y no sé si es bueno que siga aquí.
Realmente no me siento bien. Y tampoco quiero cargar con mis cosas a nadie. Por eso te agradezco.
Yo te leo, muchas veces no participo, como el día que escribiste sobre la frase de Brech creo que era, sobre los hombres que luchan.
Bueno, yo tengo cerca uno que lucha desde hace muchos años con la misma historia, una enfermedad que no termina de curarse. Y como además yo contribuí a su cura (es transplantado y yo fui y sigo siendo su donante) es imposible no sentirme involucrada.
Y una a su vez tiene una vida que no termina de encaminar, y no me siento bien entonces.
Bueno, te mando un beso enorme. Y seguiremos en contacto.
Alex dijo…
Ceci, sabés que podés contar conmigo. Un beso.
Fran dijo…
vos andas contando tus sueños! te puede leer un psicologo y las cosas que podemos llegar a saber de vos que NI vos estas enterado! (?)
Alex dijo…
De eso se trata Fran. Mirá si me consigo terapeuta gratis!
microcosmos dijo…
alex, te puedo pedir un favor? me escribes un mail pa escribirte de vuelta? no encontré un correo acá.
besos.
Alex dijo…
Te mando un email a la dirección de tu página, te pá?
Besos
MALiZiA dijo…
es cierto, hay ciertos olores que nos remiten a cosas vividas, es increíble como nos hacen viajar en el tiempo, y nos llenan de sentimientos nostálgicos.
lindo relato. un beso.
Alex dijo…
Hola Mali, cómo va? Cúando comentás acá me siento como galleta en el agua. Si además me dejara un saludo Bestiaria, sería dos galletas en el agua, jijiji.
Un beso enorme, volviste a soñar?
Cecilia dijo…
Decis: tené cuidado con lo que deseas, que se puede convertir en realidad...

Deseo que de ahora en adelante la vida me sonria y yo a ella, que nos demos unos besos y abrazos llenos de perdones y de alegría.
Y si por ahí está el amor de mi vida, que se ponga los pantalones y que se presente inmediatamente, hace una vida que lo estoy esperando.

Besos Alex, nos estamos leyendo!!!!
Alex dijo…
Preparate entonces pichona, porque te juro, te prometo, te aseguro, te afirmo, testifico que eso que deseás te va a llegar, tal vez con alguna diferencia mínima, como para ver qué tal te bancás las diferencias, pero llega, como sea llega.
Besos
Cecilia dijo…
Gracias.

Un beso!

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Sakura - Las flores del cerezo-

Sakura es la flor del cerezo. Y su florecimiento se festeja con una celebración llamada Hanami. En esa fiesta las familias, los amigos se reúnen para observar la belleza de las flores y hacen pic-nics bajo su sombra blanca y rosada.

La flor del cerezo simboliza la fugacidad, su bellos capullos se abren de un día para otro y su fragilidad es tal que nada garantiza que permanezcan el tiempo suficiente como para que puedas darte el lujo de decir "mañana voy". El viento o una repentina lluvia pueden llevarse a estas delicadas sakuras y aunque la lluvia de pétalos sea, también, un espectáculo digno de verse, dicen que no es lo mismo.

¿Tengo que aclarar que fui a ver Las flores del cerezo?

Bella. De una belleza extraña, de una intimidad que te hace mirar hacia adentro y preguntarte ¿quién soy? ¿soy feliz? y cosas por el estilo. No son preguntas agradables cuando no tenés respuestas rápidas... o ganas de enfrentar la respuesta. Hacia el final de la película, le pregunto a mi amiga El…