Ir al contenido principal

Soledad

Un pétalo. Sólo uno. Gritando -rojo sangre- su exilio desde la vereda gris.

(temblando, en una esquina de Montevideo y Alvear)

Comentarios

deapoco dijo…
linda foto, me la imaginé bella.
Ulschmidt dijo…
Maravilloso! en mi trabajo tengo enfrente un escritorio, un teléfono, una PC, papeles, gente que viene con problemas, y a la izquierda una ventana y por la ventana se ve una planta de la "estrella federal" y a veces, inclusive - pero muy pocas veces - un colibrí azulverde libando sus flores. Y es como la vida surgiendo entre lo gris. Creo que entiendo exactamente lo que quiso decir.
Alex dijo…
Dea, ese pètalo hermoso y temblando en su soledad, apenas agitado por el viento, me dio tristeza. Me fui rápido, no quise ver si alguien lo pisaba. Aún así fue una instantánea bella.

Uls...gracias por pasar yo anduve por su blog y debo decir que quedé debidamente impresionada. Me gustó mucho.
Besos a ambos
zorgin dijo…
Caramba, que imagen tan...sola, si, no triste, sola. Impacta.
Cuidese.
abresos
Cecilia dijo…
Más o menos como me sentí ayer viernes. Y más sin la compu.
Que linda imagen la del pétalo.

Un beso acompañado de esperanza!
Alex dijo…
Zorgin, le aseguro que hago todo lo que puedo.

Ceci, gracias por el beso con esperanza, la esperanza siempre viene bien.

Aclaro que el pétalo estaba ahí y me pareció que su lugar era con la flor y no allí, en la vereda. Y, por un momento, me identifiqué con ese pétalo, yo también me sentí sola en el ancho mundo.
mi otro yo dijo…
Primera vez por acá, lllego curiosamente desde el blog de Caracol.
Simplemente me quedo por acá leyendote
Saludos!!!
alex dijo…
Gracias Sol y bienvenida. Me gusta mucho como escribís (ya anduve de visita por tu blog).
chirusa dijo…
el Montevideo y Alvear (por eso temblaba) no era lo mismo si estaba en otra esquina ;)

la palabra pétalo me gusta a tal extremo, que le quita fuerza a la soledad... de hecho, me resultó una instantánea mucho menos gris
Alex dijo…
Qué hacés Chiru! Puede ser, esa intersección estaba particularmente ventosa ese día.
Un día tenemos que hacer una lista de palabras que nos gustan. Pétalo y su diminutivo me gustan especialmente por razones muy personales, de todas maneras, no se si fue por el viento, por el frío o porque yo estaba medio/medio, me dio tristeza y soledad y no pude dejar de contarlo acá.
Gracias Chiru, te mando un beso enorme.

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.

Un Platón lleno de ideas (final)

No crean que a Platón no lo complicaban estas cavilaciones, esto de crear una nueva filosofía tiene sus bemoles y si hubiera sospechado las repercusiones que iba a traer en los siglos que siguieron, uf! tal vez no escribía nada.


Quedamos en que había un mundo de cosas que cambian y que ése así como era no se podía conocer, se puede opinar nomás.


Tiene que haber otro mundo, decía Platón, más verdadero, un mundo en el que se pueda confiar, donde las cosas son como son siempre. Un mundo de cosas bellas, buenas, justas, perfectamente cuadradas, redondas, negras, blancas, iguales, etc., etc. Lo había encontrado, había encontrado aquello que es y que además de ser permanece así: siendo. Y lo llamó ideas. Y esas ideas, de las cuales las cosas del mundo cambiante son simples imitaciones, sí se pueden conocer porque lo que no cambia no te engaña y lo que no te engaña se puede conocer muy bien. De él tenemos esta frase "Conocer es recordar" porque creía, realmente estaba convencido de q…