Ir al contenido principal

Revelación, revelación!!!!

Haciendo tiempo en una librería, tomo un libro al azar y leo: "Si no sabes ver el lado luminoso de la vida, saca brillo del lado empañado".
Lo parió. Ahora no se si formatear el disco o comprarme una franela.

(ayer de camino a la psi)

Comentarios

deapoco dijo…
comprate una franela, para formatear el dico tendrías que hacerte una lobotomía.
Y no creo que eso sea recomendable y me parece que vos no lo necesitás.
Alex dijo…
Gracias, Dea! Y te digo algo, es fantástico que te ayuden a ver la luz al principio del túnel!!!
Caracol dijo…
Mientras que la luz no "penetre en su interiorrrr" Guinzburg dixit...
Alex dijo…
jejeje, por eso no dentro al túnel, y estoy atenta al camino, a las personas y/o bichos que me puedan orientar cuando ando perdida, tan rubia no soy, Winkle!
Cecilia dijo…
Es difícil sacarle el brillo al lado empañado. Creo que hay que intentarlo. Pero hay un dicho que dice: no hay mal que por bien no venga y creo que si, que es así.
El tema es que en esta vida cada uno hace lo que puede. Nadie nace con manual.
Y como el post ese que escribí, no hay ensayo hay que seguir intentando, a pesar de todo.
Al menos es lo que yo hago.
Un beso!
zorgin dijo…
" ha brillar mi amor...", etc etc
por si hay alguien distraido, los redondos...
Alex dijo…
Brillar me encanta! Alcánceme la franela Zorgin, por favor!
Alex dijo…
Como no hay ensayo probar con la franela no cuesta nada, Ceci. Es uno de tantos métodos.
Besos a todos
Fran dijo…
mierda! son de esas frases que te hacen pensar: lo estoy haciendo todo para el orto, no?
Alex dijo…
Bueno, parece que no se publicó la bienvenida que te di antes, menos mal, porque pasé por tu sitio y sos machito! (gritó la partera). Machito y puto. Al menos eso se declara en tu blog (cuya estética me gusta mucho, por cierto).
Volviendo a la bienvenida, te saludé como si fueras mujer y resulta que nones.
Si lo estás haciendo para el orto no lo sé, depende, la franela tiene canutillos y lentejuelas?
Besos
Fran dijo…
jajajaja ni lentejuelas ni purpurina ni nada... es mas, falta un poco!

y no me enoje, no hay motivos, todo bien, hasta yo me denigro (?)

saludos
Alex dijo…
Fran, purpurina te puedo dar, canutillos y lentejuelas hay que comprar, franela una nueva, usadas no sirven y después de un vodka yo veo todos los vasos llenos, qué querés que te diga!
En la época que salía mucho con los chicos recorríamos todo el circuito gay, me cagaba de risa, en un boliche me quisieron levantar unas lesbianas y me salvó la amiga de un amigo (era un Cacho que ni te cuento), ah! que tiempos aquellos en que era joven y alocada!!!

Entradas más populares de este blog

Tempora tempore tempera -Aprovecha el tiempo oportunamente-

Es como cuando viste el borde del mundo. Esa sensación de infinito, de pequeñez (propia) y de inmensidad (del mundo). El mundo es todo eso ahí, lo que no abarcás con los brazos, lo que escapa a la mirada, lo que fue, lo que es, lo que será futuro a partir de este instante y este instante y esta instante... Tiempo, fugaz, eternidad que dura un parpadeo pero te marca para siempre. Si tenés suerte. Sino es como el perro de pelea que no suelta hasta que lo que tiene en la boca no de ja de moverse. Así que claro, pequeño muy pequeño para que el perro no te encuentre.

Cosas que te vuelven de golpe. Flashes cegadores de memoria en carne viva. Cerrás los ojos y te tapás la cara con el brazo en un vano intento de protegerte del resplandor. Porque es adentro. Te pasa adentro y querés huir. Más adentro no, más adentro es la médula y ahí duele como mil demonios sanguinarios. Entonces, decís, afuera. Afuera, ese lugar lleno de Otros que justo hoy son tan amenazantes, presencias que te aluden -y vos…

Los amantes no deberían separarse

Ayer murió una mujer extraordinaria. Y con ella todos sus roles. Ya no más amante, madre, abuela, amiga, hermana. Ya no más. Hoy, todos en su universo tendrán que comenzar a darse cuenta que no está. Que es ausencia aunque todavía habite, ferozmente, cada espacio, en cada lugar, en cada alma y se quede allí en transparente esencia.
Hoy, mi marido y yo, fuimos testigos silenciosos del dolor y el asombro que provocó su muerte. Y sentí en los huesos el desconcierto del hombre que perdió a su mujer. Esa mirada extrañada, como intentando descifrar un gran misterio. Un misterio idiota, un misterio innecesario. Un misterio que, una vez develado, sólo deja un fantasma. El dolor de los hombres siempre me desconsuela mucho más, infinitamente más que el de las mujeres. Y el de los hombres que han amado a su compañera, tan evidente en su transparencia, tan profundo en su perplejidad me recordaron unos versos de Cátulo:

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos.
Que los rumores de los viejos severos
no nos…

Toda una definición

Cuando yo uso una palabra --insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso-- quiere decir lo que yo quiero que diga..., ni más ni menos.
--La cuestión --insistió Alicia-- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
--La cuestión --zanjó Humpty Dumpty-- es saber quién es el que manda.